Francisco Oliveira, más conocido como el “payaso Tiririca”, es analfabeto. El diputado con más votos de todo Brasil no sabe ni leer ni escribir, un requisito imprescindible para ser legislador. Una vuelta de tuerca en un país acostumbrado a elegir a candidatos “alternativos”.

Cuando anunció que se presentaba a las elecciones, la sociedad brasileña pensó que era otro de sus chistes. Pero “Tiririca” iba en serio. Tenía campaña electoral y eslogan, ambos adaptados al personaje, por supuesto. “¿Qué hace un diputado federal? Ni idea; pero vote por mí y se lo cuento” fue su primer mitin de campaña. ¿Y su lema?: “Peor de lo que está no va a estar”.

La apuesta dio resultado: Oliveira acudió a votar sin su traje de payaso –el trabajo estaba ya hecho- y obtuvo 1.348.295 sufragios por la megacircunscripción de Sao Paulo, la más importante del país. Pero, como ha ocurrido con su vida, a “Tiririca” no le resultará fácil alcanzar su objetivo.

Cuando le hicieron la que para otros es una pregunta obvia, Oliveira respondió que, por supuesto, sabía leer y escribir. Sin embargo, la fiscalía brasileña ha presentado una denuncia a las autoridades electorales para que anulen su elección, alegando que el documento que presentó para demostrar que no es analfabeto es en realidad una falsificación.

La presentación de este documento es obligatoria para los candidatos que no tienen estudios, como es su caso. El comunicado difundido por el Tribunal Regional Electoral de Sao Paulo establece que existe una discrepancia de grafías, lo que llevaría a una “duda razonable” sobre si realmente cumple con la condición para ser diputado de la nación. “Titirica” tiene de plazo hasta este lunes para demostrar que sabe leer y escribir (o, en su defecto, aprender a hacerlo en tan poco tiempo)

 

Fuente minutodigital.com