Según un estudio británico, el control remoto es la causa de 1,5 millones de discusiones por día. Un elemento tan simple, cuya función oscila entre cambiar de canal y subir o bajar el volumen, se transforma en una suerte de “poderoso cetro”, causa suficiente para que la familia, los amigos y hasta los vecinos se peleen por él.

control remoto

Según una encuesta realizada por “Teletext”, el 77 por ciento de los adultos afirmó enojarse cuando la otra persona, poseedora del control remoto, cambia de canal sin preguntar; mientras que el exceso o la falta de volumen se vuelve una causa de irritación para un 35 por ciento de los entrevistados.

Esto resulta poco frente a las muestras de dependencia del control remoto que expresa poco menos de la mitad de los encuestados, que admite ser víctima de una gran cólera cuando alguien pierde el “sagrado cetro”.

Otro dato que llama la atención es que cerca del 3 por ciento dijo utilizar el control remoto para golpear a alguien, mientras que uno de cada cuatro encuestados admitió que esconde el control para evitar que alguno de sus “rivales” cambie de canal.