Un albañil jubilado dedicó sus días a jugar con su detector de metales. Hasta ahora encontró objetos por un valor cercano a los 800.000 dólares.

Peter Beasley, un albañil retirado de 68 años, dejó su trabajo en 2003 para pasar más tiempo con su detector de metales. Le dedica tres días a la semana, unas seis horas por día. Sus excavaciones tienen lugar mayormente en los terrenos lindantes a su hogar en Waterlooville, Inglaterra.

Entre los objetos más valiosos que halló está una colección de monedas romanas que el Museo Británico compró por más de 150.000 dólares. También vendió un pendiente que habría pertenecido al César por 45.000 dólares. Este año se dispone a subastar un anillo normando cuyo precio base será de 120.000 dólares.

Beasley explicó que al principio era un hobby para mantenerse en movimiento y fuera de su casa, pero con el tiempo fue volviéndose más serio. "Me fascina la historia de nuestro territorio y me obsesiona hallar algo que tiene cientos de años", agregó.

 

noticiaslocas