(AFP) – El gigante farmacéutico Pfizer enfrenta en Estados Unidos centenares de demandas judiciales que argumentan que Chantix, la droga que comercializa para dejar de fumar, provoca depresión y pensamientos suicidas, dijeron abogados este jueves.

La droga, autorizada en casi 90 países del mundo y usada por cerca de siete millones de estadounidenses, es objeto de acciones legales a principios de año, cuando muchos fumadores resuelven dejar su hábito.

Un juez federal del estado de Alabama (sur) está analizando el gran número de demandas contra Pfizer presentadas por antiguos usuarios y familiares de quienes consumieron Chantix.

El fiscal principal Ernest Cory acusó a Pfizer de negligencia por introducir el Chantix en el mercado de Estados Unidos en 2006, y citó quejas de usarios por “problemas neuropsicológicos” incluyendo “suicidios, intentos de suicidios, crisis y desvanecimientos”.

Cory dijo a la AFP que más de 100 usuarios de Chantix se suicidaron y estimó en 1.000 los casos que se presentarán contra Pfizer. El fiscal aclaró que el 60% de los casos refieren a tentativas de suicidio o a suicidios efectivos.

Victoria Davis, portavoz del gigante farmacéutico, rechazó por equivocados los fundamentos de las demandas.

“Pfizer actúa responsablemente (…) Chantix es un tratamiento eficaz para numerosos fumadores que quieren dejar (el hábito) y tenemos la intención de defender ese medicamento útil”, señaló. “No existen pruebas científicas de que el Chantix haya provocado los accidentes neurológicos informados por los demandantes”, agregó.