Actualidad

Avanza el desarrollo de un Viagra femenino

Un equipo de investigadores avanzaron en el desarrollo de un fármaco que podría ayudar a las mujeres con ciertas dificultades sexuales. La flibanserina podría mejorar el interés sexual de las damas premenopáusicas que sufren de deseo sexual hipoactivo, una condición que se asocia a un bajo interés sexual. A dichas conclusiones llegó un equipo de investigadores.

El desorden del deseo sexual hipoactivo tiene un bajo nivel de reconocimiento y es una condición frecuentemente incomprendida, que afecta más que nada a las mujeres, dijo Peter Piliero, vocero de la compañía que financia este experimento (Boehringer Ingelheim Pharmaceuticals).

Este laboratorio está investigando la flibanserina, fármaco que podría mejorar el deseo sexual en las mujeres premenopáusicas con esta patología. Este resultado sería muy importante ya que una vida sexual plena trae muchos beneficios a la salud, como un mejor funcionamiento cardíaco y presión arterial, una vida más larga y un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama.

Qué es el desorden del deseo sexual hipoactivo

El desorden del deseo sexual hipoactivo se caracteriza por la falta o la fuerte disminución en las ganas de mantener relaciones sexuales, cuando este problema no se asocia a un medicamento, patología física u otra cuestión psicológica. A su vez este bajo deseo no se relaciona con un compañero específico o una situación particular, sino que persiste de manera generalizada.

Esta situación genera stress y preocupación, y puede incluso afectar el matrimonio o relación en el cual se halla inmersa la persona que sufre de este mal. Además, las personas con esta patología no reciben los muchos beneficios que una vida sexual plena trae a la salud física y mental.

El estudio

Los investigadores trabajaron con 1.378 mujeres en edad pre-menopáusica que sufrían del desorden del deseo sexual hipoactivo. Durante 24 semanas, algunas voluntarias recibieron flibanserina mientras que el restó tomó un placebo.

El 48,3% de las mujeres que consumieron el fármaco y el 30,3% de las que recurrieron al placebo dijeron que su deseo había mejorado mucho, bastante o un poco. A su vez, las voluntarias que ingirieron la flibanserina sintieron una disminución más fuerte en su estrés y la angustia.

Esta nueva información nos ofrece una perspectiva única, desde el punto de vista de los pacientes, sobre los efectos de la flibanserina. Las mujeres dijeron que sus síntomas de bajo deseo sexual y stress asociado mejoraron, pero además subrayaron que esta situación les trajo múltiples beneficios, dijo John Thorp, uno de los investigadores.

Más información en www.neomundo.com.ar