Curiosidades y Artículos

Apodos clásicos y divertidos: ¿Cuál es el tuyo? ¿Cuál pusiste?

“El gordo”, “el enano” y “el pollo” son algunos de los sobrenombres comúnmente empleados para llamar de cariño a algún amigo o conocido con características similares.

Es imposible negarlo. En algún momento de tu vida te han puesto un alias, o simplemente tú bautizaste a uno de tus amigos con un sobrenombre en particular.

Desde los clásicos como el "enano", otorgado a compañeros de baja estatura hasta los más complejos como el "chicle", porque nadie lo traga; los apodos forman parte de la cultura popular, de la cual se extraen ciertos motes para resaltar las habilidades o carencias de los individuos, explica Tipete.com.

Campaña "las cosas como son", spot sobre "apodos"


El sitio Wikihow.com revela una serie de puntos, los cuales son esenciales para aprender a renombrar correctamente a las personas. Resalta como el más destacado el observar, para poder asociar al individuo con algún, objeto  u animal parecido.

Como segundo paso se debe buscar uno fácil de pronunciar y corto, para que sea recordable. Y el tercero, no ofender, para evitar conflictos.

Algunos de los sobrenombres clásicos fueron dados a conocer por los sitios Emudesc.com y Chistescomicos.com a continuación te presentamos algunos de los más divertidos.

Autogol: Porque lo hicieron por error.

Balde de plástico. Se raja cuando uno más lo necesita

Chicle: Nadie lo traga.

Delfín de acuario. Cuando trabaja hace tonterías y cuando no, nada.

Dios: no lo puede ver nadie.

El de la asistencia perfecta. El lunes vino, martes vino, miércoles vino, etc…

Fiat 600: porque tiene el baúl adelante.

Fruta de plástico: no va a madurar nunca

Mosquito. Para que deje de chupar hay que matarlo.

Iglesia Abandonada. Porque no tiene cura.

Pan de ayer. Nadie lo quiere.

Revista Por Ti. Parece Gente pero no lo es.