Curiosidades y Artículos

Se prostituyó, escribió todo lo que vio en un blog

Se prostituyó, escribió todo lo que vio en un blog y ahora ha convertido un libro en best seller

El dulce veneno del escorpión (Panda Books) agotó su primera edición de 10 mil ejemplares a las dos semanas de ser publicado en Brasil y se colocó en el tercer lugar del ranking de libros de no ficción del conocido semanario "Veja". Y una segunda edición de 10 mil ejemplares, que ya está en librerías, suma a la garota a la corriente iniciada por la china Wie Hui con Shanghai Baby.

Los pormenores de la actividad sexual de la morena, tanto como los tips para que las mujeres casadas logren evitar que sus maridos recurran a una prostituta, han despertado el interés masivo de los lectores, pero en su mayoría de mujeres de entre 13 y 35, quienes forman el 80 por ciento del total de los compradores de El dulce veneno del escorpión. Mientras, el blog en el que sigue contando detalles de su vida reci be cerca de 15 mil visitas diarias.

"Toda mujer tiene la fantasía de ser prostituta por un día. Yo la cumplí durante más de tres años", dijo la brasileña que a los 17 años escapó de su casa de clase media alta y vislumbró en la prostitución la manera más sencilla de hacer dinero rápido.

"Al principio tenía miedo de sentir falta de dinero. Lo que hice a los 17 años fue un error, una equivocación de la que no me arrepiento porque aprendí de mis errores", y ese aprendizaje ya le reporta ganancias, su libro de testimonios sigue vendiendo y amenaza con convertirse en película. Su autora ya es todo un personaje mediático en Brasil.

Hace un mes, cuando descubrió lo lucrativo que podía resultar el libro que escribió con la ayuda de un periodista, la joven dejó de recibir clientes en su departamento del exclusivo barrio de Moema en San Pablo.

El 26 de octubre a las 21.25 Surfistinha posteó en su blog bajo el título "Despedida de este mundillo" entre emoticons y signos de admiración: "¡No lo puedo creer! ¡Terminé de atender a mi último cliente! La ficha todavía no cae pero mañana cuando me acuerde voy a pensar: ya no soy más puta. Ahí va a caer la ficha".

Las 172 páginas del libro dan cuenta de cómo Raquel Pacheco, que vivía con sus padres y estudiaba en uno de los mejores colegios de San Pablo pasó a ser Bruna, y también los detalles de los más de mil servicios que realizó en la piel de esta última. "Coitos enloquecedores, orgías, muchos hombres y mujeres diferentes por día. Lo que puede ser excitante para muchas chicas en la efervescencia de los veinte años, para mí es rutina", ha escrito.

Fuente: Clarín