Cómo hacer

Nuevos iMac, análisis en profundidad

Nuevos iMac, análisis en profundidad 0

Ya tenemos en la calle los nuevos iMac, y sin duda han sido una agradable sorpresa en cuanto a sus prestaciones. Fuera de citar las novedades que ya deberiais saber y que tienes aquí relatadas, nos vamos a centrar en qué aportan y qué diferencias hay con sus versiones anteriores. Básicamente, por qué merecerá la pena cambiar a ellos (o no, según el criterio de cada cual).

En principio, los cambios estéticos son nulos, y lo que ha cambiado está dentro del equipo, habiéndose realizado cambios importantes en los microprocesadores (sobre todo en los modelos de gama más baja), en los chips gráficos y la vuelta a las gráficas de memoria dedicada, aumento de la velocidad del bus de datos, cambio de socket para toda la gama donde ahora todos los modelos son de la gama iX y pantallas LCD con tecnología IPS (igual que el iPad) para una mejor calidad de visionado desde cualquier ángulo.

Pero desgranemos a esta nueva bestia…

Empezamos primero con el procesador principal: los nuevos iMac nos ofrecen, ahora sí, la desaparición del socket 775 de Intel que daba cabida a los procesadores Core 2 Duo, e incorpora el más nuevo y eficiente socket 1156 de Intel, que es el que da cabida a los procesadores de la gama core iX (y que ya se usó en los iMac de gama alta de la, ahora, anterior generación). En este caso, el iMac de gama baja ya incorpora un procesador Intel core i3 con la misma frecuencia de reloj que el modelo de gama baja anterior, pero que al venir en un nuevo socket mucho más eficiente energéticamente, y sobre arquitectura de 32 nanómetros en lugar de 45 como los antiguos, nos da mucho mayor rendimiento y menos calentamiento de los equipos. Estos procesadores core i3, de doble núcleo, son los que imperan en toda la gama, pero atención: los core i3 del modelo de inicio de gama, no incorporan la tecnología Turbo Boost de Intel, que en caso de necesidad de altas prestaciones, acelera con ayuda de los núcleos que estén desocupados, para dar más potencia puntual al procesador aumentando la velocidad del reloj (overclocking), aumentando la disipación de calor del mismo. Los modelos 2 y 3 de iMac* sí tienen un **core i3 con este Turbo Boost. Y llegamos al Rey de la gama, que cambia a un procesador Intel core i5 de cuatro núcleos, con opción de acceder a un Intel core i7 de también cuatro. Todo esto, teniendo en cuenta el concepto de la virtualización de núcleos de Intel, que permite duplicar el número de ellos a nivel de proceso interno con el uso de la tecnología llamada HyperThreading, presente en toda la gama. Aparte, los 4Mb. de caché de nivel 3 para los procesadores core i3 y los 8Mb. para los core i5 y core i7, los hacen aún más competitivos y potentes.

En el caso del Rey, el cambio de procesador es menor, ya que lo único que realmente aporta es más velocidad frente a la versión anterior (recordemos que los core i5 y core i7 ya estaban presentes en el tope de gama en el modelo anterior) pero también algo importante que nos lleva a hablar de la segunda novedad. El aumento en la velocidad del bus del equipo de 1.066Mhz. a 1.333Mhz., con lo que al subir dicho bus de comunicación y la frecuencia de las memorias, tenemos un equipo mucho más rápido y eficiente, aunque la velocidad del micro no suponga una gran subida. Las memorias, por supuesto, son a 1.333Mhz. DDR3, y como es común en Apple, son memorias de alto rendimiento y bajísima latencia.

Siguiendo con el siguiente gran componente, cuando Apple anunció la anterior gama de iMac, los procesadores gráficos ATI ya existían en sobremesa en la gama 5000, pero no para la gama Mobility que usa iMac*. Por esto, **Apple decidió por un lado, incorporar la serie 4600 de ATI (el modelo 4670) y la serie 4800 para la gama alta (la 4850), eligiendo por otro, usar en la gama baja una gráfica nVidia 9400M igual a los portátiles con memoria compartida (grave error, desde mi punto de vista). Ahora ha desechado las gráficas de memoria compartida, gran decisión, también obligada por los pleitos que Intel tiene sobre el manejo de la memoria compartida a través de los canales de comunicación con procesadores de la gama core iX, y ha utilizado tarjetas de memoria dedicada para toda la gama (recordemos que este es el mismo motivo por el que los últimos Macbook Pro en la gráfica de bajo rendimiento usan Intel HD Graphics en vez de nVidia). Los mismos chips gráficos que ya montó con la gama 4600, con el modelo 4670 han sido elegidos para la gama baja, y los nuevos chips de la gama 5600 y 5700 para los de gama alta. La gama 4600 de ATI incorpora 256Mb. de memoria, la 5600 trae 512Mb. y la 5700, reservada para la gama alta iMac de 27″, con 1GB de memoria, en este caso GDDR5 (las de los demás modelos es GDDR3). Este salto a la gama 5000 en la serie Mobility Radeon le da unas prestaciones sin igual a nivel gráfico, de forma que si conectáramos un segundo monitor Apple Cinema Display de 27″ como los nuevos que han salido, tendríamos un movimiento fluido y sin problemas de dos pantallas a resolución de 2560×1440 o incluso un externo de 30″ con resolución de 2560×1600, bien en modo espejo o escritorio extendido. Algo realmente increíble.

En cuanto a almacenamiento, seguimos con los discos de 7200rpm que suponemos seguirán siendo los Western Digital Caviar de gama media, con, este caso, 32Mb. de caché, en configuraciones SATA 3GB, no habiendo demasiada variación y con capacidades que van desde los 512Gb. para los modelos de gama baja, hasta 1TB. de serie en la gama algo más alta, ampliable incluso a 2TB. de almacenamiento, con dos bahías de 3,5″ para discos duros. Curiosamente vemos que tenemos la posibilidad de pedir el iMac con un disco duro de estado sólido de 256Gb, al precio desorbitado al que aún nos tiene acostumbrado esta tecnología, aunque ya bajará y se hará asequible. Para ello el nuevo iMac incorpora una bahia independiente de 2,5″. A todo esto hay que sumar la unidad SuperDrive de 8x que ya conocemos y que suponemos seguirá siendo NEC Optiarc (que ahora fabrica Sony).

En cuanto a añadidos diversos que completan el equipo y que no varían, tenemos la salida mini DisplayPort (nada de HDMI en este caso), Bluetooth 2.1 + EDR*, Wifi 11n, Ethernet de 1GBit, 4 puertos USB 2.0 de alta velocidad y alimentación (que sí, se puede cargar el **iPad), un puerto Firewire 800 de 7 vatios de potencia y la novedad, el mismo puerto de lectura de tarjetas SD que traía el nuevo Mac Mini, compatible con el formato SDXC que les permite (por definición de formato) soportar capacidades de hasta 2TB. de almacenamiento por tarjeta.

Pequeños detalles Apple como que puede colgarse en la pared siguiendo la norma VESA que usan todos los televisores planos del mercado, salida analógica y digital de audio, compatibilidad con los auriculares Apple con micrófono del iPhone (igual que los últimos portátiles unibody) y la posibilidad de incluir en el pedido el nuevo Magic Trackpad (o si no te gusta el Magic Mouse sustituirlo por el Apple Mouse de toda la vida, eso sí, por el mismo precio) completan una renovada versión que sin duda, hacen de este Apple iMac un ordenador de enormes prestaciones.

 

Como conclusión final, decir que sin duda el iMac ha pasado de ser un ordenador destinado a un consumo sin mayores pretensiones, dadas sus características de híbrido portátil y sobremesa, a ser un ordenador construido con componentes de portátil de altísima gama, que no podrían montarse en un portátil propiamente dicho, pero que al ser sobremesa sí lo consigue, y que lo ha hecho convertirse (y doy fe de ello) en un maravilloso y único Mac Pro Mini. Quien sabe si le cambiarán el nombre algún día.

Ya no es cuestión de ser fanboy o lo que se quiera, pero cuando se ve una conjunción de componentes de gama media o alta (según los modelos), viendo cómo se han seleccionado cuidadosamente gráficos, velocidad del bus, procesadores, memoria, componentes… Muchos pensarán que comprar esto con un precio de salida de 1.200€, con un gama alta en 2.000€ y un gama altísima (el core i7) en casi 2.200€, en comparación a cualquier PC sobremesa al uso, es una locura. Bueno, lo he dicho siempre. Busquen exactamente los mismos componentes y acabado en otros equipos y comparen precios. Apple es caro, pero la calidad se paga, y cuando pagas calidad, al final esta, realmente no es cara. No olviden que además del ordenador compramos Snow Leopard, iLife, Magic Mouse

Señores de Apple, buen trabajo…

Via http://appleweblog.com/