Curiosidades y Artículos

Las redes sociales y los siete pecados capitales

Reid Hoffman fundó su primer sitio social, llamado SocialNet, incluso antes de que Mark Zuckerberg comenzara la escuela secundaria y haya estado a la vanguardia del movimiento de redes sociales desde entonces.

Reid Hoffman
Reid Hoffman

El capitalista de riesgo , conocido como «la persona más conectada de Silicon Valley«, ha invertido en unas 114 startups tecnológicas desde 1995, incluidos gigantescos como Facebook, Flickr, Groupon y Zynga, tanto por su cuenta como socio de la firma de riesgo Greylock Partners.

Una de sus primeras huelgas fue PayPal, donde sirvió en el equipo ejecutivo y cobró millones cuando eBay lo compró en 2002. Cada crimen contra la voluntad divina tiene su propia marca digital correspondiente.Reid Hoffman: Es una de las voces que los emprendedores escuchan en Silicon Valley.

Es cofundador de la red social para encontrar trabajo LinkedIn y miembro de la firma de capital de riesgo Grelock Partners, analiza el mercado, asesora y financia proyectos de gran envergadura. Se ha especializado en hacer crecer empresas que tras cumplir un primer ciclo, tienen que pasar a la fase de asumir grandes riesgos, aunque les genere escalofríos.

Hace casi seis años, en un soliloquio transcrito por The Wall Street JournalReid Hoffman sugirió una teoría integral del éxito de las redes sociales.

«Las redes sociales funcionan mejor cuando aprovechan uno de los siete pecados capitales», .

dijo.

¿Por qué el sitio web o las RRSS que atiende a nuestro instinto más bajo siempre parece una buena inversión? ¿por qué las redes sociales centradas en la educación cívica aún no han despegado?La respuesta es clara: no alentaron la violación de la voluntad divina. Y hoy, no solo podemos coronar bien la idea de Hoffman, sino que podemos ir un paso más allá. El sector social está más o menos lleno.

¿Cada uno de los siete pecados capitales corresponde a su propia red social?“Nunca funcionan las de mascotas, ni las de fanáticos de la música clásica sino las que consienten nuestros instintos más básicos”, dice el experto.

Esta fue la clasificación que dio Hoffman de las más populares hoy en día. Las describió de la siguiente manera: Codicia: Linkedin, Vanidad: Facebook, Pereza: Netflix, Gula: Instagram, Ira: Twitter, Lujuria: Tinder, Envidia: Pinterest.


Para Hoffman, estos son los pecados que causan algunas de las redes sociales:

– Codicia: LinkedIn

La red profesional por excelencia. Trabajos perfectos, con nombres impronunciables que ni siquiera sabíamos que existían hace un par de años. Y nosotros ahí, pasando el cursor por cada perfl pensando si algún día tendremos algún trabajo con prestigio, apasionante, flexible y creativo como el 99% de la población (en linkediln). Eso sí, no nos podemos fiar de nadie y de su amistad en esta red, el interés es el corazón y la codicia la mente de Linkedln. Según Dante, los codiciosos y avaros están condenados a justarse entre sí usando enormes rocas pesadas, para siempre. Es más, se vuelven irreconocibles: cada alma aparece como la versión más suave y aburrida de sí misma.

– Vanidad: Facebook

Todas hemos conocido a la típica amiga antipática, vanidosa como ninguna, no lee mensajes de los otros sino que lee y relee solo los suyos. Valora constantemente y con extrema atención la propia influencia sobre las redes sociales, y en forma narcisista lleva la contabilidad de las propias interacciones virtuales, midiendo el éxito de sus publicaciones y de sus estados. Esa es una persona invadida por la soberbia y su debilidad serían redes como Facebook o Snapchat, que alimentan constantemente el ego. Algunos teólogos reconocieron otros dos pecados más allá de los siete originales. El primero fue Vanity oVainglory, una creencia desenfrenada en el propio atractivo y un amor por jactarse.

– Pereza: Netflix 

Pereza fue Zynga una vez, según Hoffman, pero Zynga ya no existe. Ahora el perezoso es Netflix. Sé que no es una red social, pero: ¿Quién es la perezosa en las redes sociales? son aquellos que se queda pasmada indolentemente durante varias horas al día en las redes sociales delante de la pantalla plana de una computadora o el teléfono. Ésta es su concepción de reposo y relajación. Podemos relacionar este pecado con cualquier juego que sólo se puede ejecutar auspiciada por alguna red, por ejemplo, Netflix.

– Gula: Instagram

 No sabe vencer su impulso de agarrar cada dos minutos el teléfono para ver si hay notificaciones o actualizaciones, para ver fotos o para publicarlas. El resultado es una «indigestión digital» que sólo se cura mediante desintoxicación de las redes, y la plataforma que mejor ejemplifica este mal es Instagram, ya que permite hacer fotos, aplicar filtros y compartir todo en otras redes. «El agua siempre retrocedía cuando intentaba beber. Así es con Instagram: los bocados más tentadores pasan delante de nuestros ojos, y no podemos comer ninguno de ellos»

– Ira: Twitter

La ira, según Dante, fue un pecado gemelo para la hoscura. Escribió que ambos provenían del mismo error esencial: la ira es rabia expresada, la hoscura es rabia no expresada. Es el usuario de las redes siempre colérico, irascible, con escasa ironía y menos sentido del humor. Siempre listo para compartir noticias sobre presuntos complots, escándalos y maquinaciones, que difunde con urgencia: “¡Divulga! ¡Importante, absurdo, no te lo puedes creer!” La continua protesta y el insulto fácil son su pan de cada día. 

La ira es la rabia expresada con actos y palabras. Entre todas las redes sociales, la que seguramente representa este vicio es Twitter.

¿Quién de nosotros, al menos una vez, no ha escrito un tuit para expresar la propia rabia, disgusto o descontento, para enmascarar las propias desilusiones, insuficiencias y frustraciones? Twitter es el medio ideal para manifestar todas nuestras emociones en caliente, pensamientos poco ponderados. El colérico en las redes sociales es el usuario que no pierde nunca ocasión para descargarse contra todos y todo, manifestando la propia desaprobación por esto y por lo de más allá. No tiene pudor por expresar todas sus emociones negativas en público. Tira la máscara y ataca a todos, sin salvar a nadie.

– Lujuria: Tinder

 Tinder y las aplicaciones con las que se busca concretar algún tipo de relación o encuentros son la mejor prueba de este pecado. Entre todos los tipos de perfiles quizá es la tipología de usuario más débil y un claro rehén de las redes sociales, porque prefiere la interacción digital por miedo a la personal.En el Infierno de Danteuna fuente de muchos apócrifos de siete muertos, las almas lujuriosas son sopladas para siempre como si estuvieran atrapadas en un huracán. Hoy estarían condenados a un ciclón similar: deslizar el dedo para siempre, pero nunca conseguir una coincidencia. 

– Envidia: Pinterest

El envidioso en las redes sociales es el usuario que no soporta ver toda esta gente derrochando felicidad o haciendo viajes de ensueño. La continua autopromoción de los propios amigos en las redes sociales lo hace enloquecer y comentar de forma compulsiva e histérica todas las publicaciones y los estados de los otros. 

«Hace que la gente desee tanto lo que no tiene que se vuelva ciega a lo que tiene«

Digámoslo claramente. La envidia es un pecado que puede atravesar casi todas las redes sociales. Una reciente investigación americana afirma que las representaciones felices y extremadamente idealizadas de la propia vida en las redes sociales (por ejemplo poner fotos de las vacaciones), suscitan fuertes sentimientos de envidia y una visión distorsionada de la realidad, que inducen a pensar que la vida de los otros sea siempre más feliz y más lograda que la propia.

Botón volver arriba