Actualidad

(Especial) comienza la batalla: Internet en la TV

(Especial) comienza la batalla: Internet en la TV 0

Google y Apple ya han lanzado en EE UU sus plataformas para acceder a los más variados contenidos desde el televisor. Google plantea un sistema más abierto, mientras que Apple quiere ampliar el alcance de la tienda iTunes.

Google y Apple afrontan el enésimo intento de convertir al televisor en la puerta de entrada a Internet. Desde mediados de los años 90, la industria informática lleva estrujándose la cabeza para llevar toda la variedad de contenidos de Internet, donde cada vez domina más el vídeo, al televisor. Todo muy lógico. Sin embargo, hasta ahora, todas las iniciativas han acabado en la marginalidad o incluso fracasando.

 

Pioneros con poco éxito

La claudicación más sonora fue la de Microsoft, que en 1997 compró una compañía llamada precisamente WebTV. Microsoft comercializó un set-top-box (fabricado por Sony y Philips) y un servicio on-line que llegó a tener en EE UU hasta un millón de suscriptores. Sin embargo, esta línea de negocio, rebautizada como MSN TV, ha ido decayendo y hoy ya no hay aparatos a la venta, aunque Microsoft todavía mantiene el servicio.

Más tarde, Microsoft lo volvió a intentar con Windows Media Center, presente en las versiones Home del sistema operativo desde hace casi una década (el primero fue XP). La intención del gigante de Seattle, y de la industria del PC, era convertir el televisor en el hub del hogar digital, pero tampoco dio los resultados esperados.

MSN TV
Los primeros set-top-boxes de WebTV se vendieron en 1996. Permitían conectar un televisor a Internet para navegar y ver el correo.

En su lugar, ese centro fue ocupado al cabo de los años por discos duros multimedia, unos dispositivos asequibles pero incapaces de convertir la pantalla de la caja tonta en la gran ventana al ciberespacio. Iniciativas como la de Tivo, un disco duro que permite grabar y organizar programas y que en España está intentado lanzar Ono; o InOut TV, un servicio similar de la firma española TechFoundries, tampoco han llegado a conquistar el corazón de los usuarios.

Tecnología más avanzada

Sin embargo, esta vez, con la ofensiva en EE UU de Google y Apple, la cosa puede ser diferente. Primero, por el peso de los contendientes: dos de las mayores empresas tecnológicas del planeta y que llegan, de uno u otro modo, a la mayoría de las casas. En segundo lugar, porque las teles han cambiado completamente, incluyendo varios puertos HDMI y USB, e incluso ranuras para tarjetas tipo MicroSD. Como consecuencia, el televisor se puede entender a las mil maravillas con el resto de gadgets del hogar digital y con la Red.

Adicionalmente, el ancho de banda de Internet se ha multiplicado, lo que está haciendo que el vídeo se haya convertido en el contenido estrella y muchos empiecen a acudir a la Red para ver sus programas. Por otra parte, hay una cuestión cultural a tener en cuenta: todo parece indicar que el televidente empieza a demandar de la televisión la misma flexibilidad y bidireccionalidad que disfruta de los servicios on-line.

Las cadenas no se aclaran

Sin embargo, la gran decisión la tendrán que adoptar los propios creadores de contenidos y los que los difunden, es decir, las cadenas de televisión, que son las que se juegan su futuro con el cambio de modelo. En este sentido, la iniciativa de Google, que, al contrario de la de Apple y otros servicios de este estilo, favorece una navegación muy abierta, se ha encontrado recientemente con el rechazo de tres de las grandes cadenas de televisión estadounidenses, NBC, ABC y CBS, que han decidido en bloque vetar sus contenidos para Google TV. Las cadenas alegan que Google TV conecta igual con ellas que con sitios pirata. Insisten en que nadie les está garantizando la seguridad ni les ofrece un modelo de negocio que compense los riesgos. En consecuencia, algunas series tan populares como The Office o CSI serán inaccesibles para los hogares que se conecten a través de esta plataforma. No se han echado para atrás, de momento, HBO, CNN o TNT, entre otras.

Google TV
La propuesta de Google combina la televisión, Internet y distintas aplicaciones con el objetivo de dotar de mayor inteligencia al receptor.

En el fondo, estamos ante una reedición de la trifulca que mantiene Google con otros colectivos de creadores, como los editores de periódicos. Los que generan los contenidos no ven claro el cambio de modelo de negocio, donde Google gana sí o sí, pero donde ellos, que son los que en realidad sostienen el servicio, solo tienen incertidumbres. Es el primer revés de un servicio que fue anunciado en mayo, aunque ha sido puesto en funcionamiento hace unas semanas, y que cuenta con el firme respaldo de Sony, Logitech e Intel. Y es que en juego está el muy suculento negocio de las millonarias audiencias de televisión y el mar de dinero que mueve la publicidad en este medio. Enrique Dans, profesor del Instituto de empresa y blogger, comenta en su página que la tarea de Google no se presenta en absoluto sencilla. «Si la interacción con la tele va a pasar a ser más parecida a la que tenemos con un ordenador, tanto el papel como el formato de la publicidad tendrán que ser intensamente repensados y rediseñados. Si me vas a atacar con anuncios “de los de siempre”, pretendiendo además saber quién soy y darme posibilidad de hacer clic en ellos, dándole a la televisión los ojos, oídos y canal de retorno que no tenía, lo tendrás que hacer muy bien para que el tema me interese lo más mínimo. Publicidad mejor administrada, promociones, ventajas, interacción…».

Europa tendrá que esperar

A pesar de la oposición de las cadenas, Google TV sigue adelante. En principio, el servicio, que solo está disponible en EE UU y que no llegará a Europa y España hasta, como mínimo, 2011, permite a los usuarios buscar cualquier tipo de contenido en diferentes fuentes: televisión en directo, vídeos on-line o programas grabados en nuestro decodificador. Además, gracias a los acuerdos suscritos por el buscador, Google TV favorece el acceso a miles de películas y programas de televisión a la carta (Netflix y Amazon Video on Demand), juegos o música (Pandora y Napster). Asimismo, la herramienta, basada en Android y Adobe Flash Player 10.1, también posibilita buscar vídeos y fotos, y chatear o twittear. Una funcionalidad interesante es Google Queue, que agrupa podcasts de audio y vídeo que hayamos descargado o no para que podamos acceder a ellos de forma más cómoda en el momento que queramos. Google asegura que el año que viene la comunidad de desarrolladores de Android empezará a tener listos programas para Google TV.

Como decíamos, Sony ha sido una de las marcas que más firmemente ha apoyado al buscador en su aventura televisiva. Hace unas semanas, anunciaba los primeros dispositivos preparados para hacer realidad Google TV en el hogar. En concreto, los usuarios podrán conectarse de dos maneras: bien comprando un televisor WiFi y con la tecnología de Intel integrada o bien adquiriendo un reproductor Blu-ray. En ambos casos, los usuarios podrán abrir varias ventanas a la vez, para, por ejemplo, ver un programa y hacer comentarios en Twitter al mismo tiempo.

El otro fabricante que también se ha embarcado con Google en su aventura televisiva es Logitech. Su propuesta es una caja compacta, Revue, que se conecta al televisor a través de un cable HDMI y al router de Internet vía WiFi.

La propuesta de Apple

Apple lanzó en 2006 la primera generación de Apple TV sin demasiado éxito. El pasado 1 de septiembre, Steve Jobs se sacaba de la chistera la segunda generación, un dispositivo que sorprende por su precio (99 dólares) y dimensiones (cabe en la palma de la mano). Esta propuesta es bastante más cerrada que la de Google. Mientras que el buscador lo que quiere es generar todo el tráfico posible para poder vincular su publicidad a los gustos televisivos de lo usuarios, Apple TV convierte la pantalla de televisión del salón en otro display desde el que acceder a los servicios de pago de la compañía. De esta manera, intenta replicar con Apple TV el negocio de venta de música o aplicaciones generado alrededor del iPod y del iPhone. Y es que el dispositivo permite alquilar películas de estreno por 4,99 dólares o ver un capítulo de una serie por 99 céntimos.

Apple TV
Apple ha tardado solo mes y medio en vender 250.000 unidades de Apple TV. Steve Jobs ha justificado la buena marcha de las ventas en el precio, 99 dólares, (realmente ajustado para lo que acostumbra la compañía de la manzana) y en la excelencia del producto. ABC, Fox, Disney Channel o Netflix ya han suscrito acuerdos con Apple para la distribución de contenidos

Además, el aparato, que trae conexión WiFi, permite acceder a YouTube, Flickr o MobileMe, una suite de servicios mantenidos por la propia Apple que permiten al usuario sincronizar todos los dispositivos de la compañía desde Internet o acceder a un espacio de disco en la Nube. Además, con una aplicación, el iPhone y el iPod se pueden convertir en un mando a distancia adicional al de siete teclas y acabado en aluminio que incorpora Apple TV. El producto se ha lanzado inicialmente en EE UU, y en Europa ya está disponible en el Reino Unido, Irlanda, Francia y Alemania. Fuentes de la compañía en España no precisan por el momento cuándo podrían estar disponibles el servicio y el aparato a escala local. Sin embargo, por el momento, el modelo de comercialización de Apple da sus frutos. En solo un mes y medio, se habían vendido 250.000 unidades.

Dispositivos preparados para Internet TV

Apple TV

En la línea de la factoría Jobs, este Apple TV es una caja de diseño minimalista que recuerda un tanto al Mac mini. La compañía presume de que ha logrado reducir un 80% las dimensiones de su predecesor, que salió al mercado en 2006. Esta caja, en el fondo un miniordenador, cabe prácticamente en la palma de la mano (20 x 20 cm y un kilo de peso). En su interior lleva un procesador Apple A4 a 1 GHz, tarjeta gráfica de NVIDIA GeForce Go 7300, 256 Mbytes de RAM y 40 o 160 Gbytes de disco duro.

(Especial) comienza la batalla: Internet en la TV 4

En el apartado de conexiones, va provisto de un puerto USB 2.0, HDMI, video por componentes, Ethernet, WiFi (tecnología Airport) y receptor de infrarrojos para comunicarse con el mando que incluye. Para conectar el dispositivo al televisor, el usuario tiene adquirir por separado un cable HDMI (una pequeña roñosería de Apple). Es compatible con televisores HD o HD Ready (720p y 60/50 Hz). Por el momento, solo está disponible en Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Francia y Alemania, y sobre su llegada a España no hay fechas concretas. Su precio es realmente competitivo: 99 dólares o 149 dólares para el modelo con 160 Gbytes.

Fabricante: Apple
Web: www.apple.com/es
Precio:a partir de 99 $

Televisores y reproductor Blu-ray de Sony con Google TV

Desde el mes pasado están disponibles en el mercado americano cuatro televisores LCD de alta definición de Sony que llevan integrado de serie Google TV. Las dimensiones de estos paneles de la serie NSX van de los 24 a las 46 pulgadas y los precios se mueven en una horquilla que va desde los 600 a los 1.400 dólares. Todos los modelos llevan una configuración bastante similar donde destaca un chip de Intel, la conexión WiFi, cuatro puertos USB y cuatro puertos HDMI.

Sony Google TV

Además, se venden con un teclado de Sony que sirve de control remoto, con lo que el usuario no necesita ningún dispositivo intermedio para navegar por Google TV. Además, tiene a su disposición la función Dual View, que permite navegar por Internet al tiempo que se disfruta del programa favorito. Sony promete, asimismo, que a partir de 2011 habrá aplicaciones para estos aparatos disponibles en Android Market y que se podrán controlar desde un teléfono móvil. Por el momento, solo se venden en EE UU y es probable, según ha afirmado un portavoz de la compañía, que tarden más un año en ser comercializados en Europa.

Sony Blu-ray y teclado para Google TV

La otra propuesta de Sony para acceder a Google TV consiste en este reproductor de Blu-ray, que, al igual que los televisores, está provisto de un chip de Intel (Atom) y conexión WiFi. En cuanto a puertos, está dotado de HDMI de salida y de entrada, además de cuatro entradas USB. Se maneja desde el sofá gracias también a un teclado y permite la función Dual View, que convierte la pantalla en un espacio de usos múltiples. Salió al mercado estadounidense en octubre por un precio de 400 dólares.

Fabricante: Sony
Web: www.sony.es
Precio: TV a partir de 600 $, Blu-ray 400 $

Logitech Revue y accesorios

Desde octubre también está disponible en EE UU este dispositivo pensado expresamente para gestionar Google TV. Es compatible con televisores HD, pero también con sintonizadores de cable o incluso con regrabadores de vídeo digital. Se conecta a la Red a través de WiFi (aunque viene con puerto Ethernet) y al televisor a través de un cable HDMI. El acabado del teclado que hace de control remoto y la caja, que pesa solo 600 gramos, es el negro brillante tan característico de Logitech, una firma que cuida mucho el diseño. Todo sale 300 dólares.

Logitech Revue

Además, el fabricante también ha diseñado un control remoto compatible que, a pesar de llevar un teclado, cabe en la palma de la mano y que puede ser adquirido aparte por 130 dólares, y una webcam provista de lentes de Carl Zeiss que, conectada al servicio VidHD de Logitech, permite establecer una conexión de videoconferencia de calidad desde el sofá de casa. Su precio es 150 dólares.

Fabricante: Logitech
Web: www.logitech.es
Precio: 300 $