Actualidad

El primer avión alimentado sólo con energía solar dará la vuelta al mundo en 2010

El primer avión tripulado e impulsado sólo con energía solar dará la vuelta al mundo en 2010 tras superar la dificultad técnica de volar de noche que hizo fracasar al proyecto Helios de la Nasa en 2001. El prototipo, dirigido por un aventurero suizo, está cubierto de celdas fotovoltaicas y necesita pesadas pilas que almacenen la energía para que continúe volando durante las horas de la noche. Dos motores en la cola ayudarán al despegue sin asistencia y cargarán las pilas. El proyecto pretende demostrar que el desarrollo sostenible no está reñido con el progreso. Por Yaiza Martínez.

El Sol es una fuente de energía infinita y será la que sirva de combustible a una nueva generación de aviones gracias a la perspicacia y tenacidad de un aventurero suizo llamado Bertrand Piccard.

Se trata del proyecto Solar Impulse, por el que se está construyendo un avión destinado a dar la vuelta al mundo alimentado solo con energía solar. Este viaje lo harían Piccard y su colega Brian Jones. Ambos aventureros dieron la primera vuelta al mundo en globo sin escalas en 1999.

Los creadores y alentadores del proyecto piensan que el futuro de nuestro planeta depende del desarrollo de nuevas tecnologías más que de la reducción de nuestra movilidad o de nuestra calidad de vida. De esta forma, el Solar Impulse pretende ayudar al progreso, aunque de una forma no agresiva con el medio ambiente.

Energías alternativas eficientes

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha puesto a disposición del Solar Impulse las tecnologías espaciales disponibles en Europa a través del Technology Transfer Programme. El Swiss Federal Institute of Technology, en Lausana, es el asesor científico oficial del proyecto.

La intención del Solar Impulse es la de promover el uso de energías alternativas en la aviación, en este caso la solar, infinita y limpia en comparación con los contaminantes y finitos combustibles fósiles que se utilizan en la actualidad.

Aunque el diseño del avión nunca podría llevar a muchos pasajeros, el Solar Impulse pretende sobre todo despertar el interés público por aquellas tecnologías capaces de hacer sostenible el desarrollo.

El Sol es la principal fuente de energía de los satélites, al igual que del avión de Piccard. La industria espacial europea ha desarrollado algunos de los más eficientes sistemas inteligentes de gestión energética, células solares, y sistemas de almacenamiento de energía, con los que se conseguirá que este avión vuele sin problemas y sin ninguna fórmula tradicional de combustible.

Calendario del proyecto

El vuelo alrededor del mundo sin escalas planea hacerse en el año 2010 y no en 2006, como se había dicho cuando se dio a conocer el proyecto en 2003. En una actualización del proyecto que acaba de hacerse pública, se confirma que el prototipo será pilotado por tres personas: Bertrand Piccard, presidente e iniciador del proyecto, Brian Jones, del programa de desarrollo sostenible, y André Borschberg director ejecutivo del proyecto.

El diseño conceptual del avión está ya en marcha y el prototipo estará construido en 2007. Durante 2008 se harán las primeras pruebas de vuelo –que incluirán vuelos noctunos-, y en 2009 se harán los primeros vuelos de varios días de duración. Finalmente, en 2010 el Solar Impulse dará la vuelta al mundo sin escalas.

Será un viaje dividido en cinco fases, cada una de las cuales durará entre tres y cinco días. El primer avión solar volará desde el oeste hacia el este, situándose entre 10 y 30º al norte del Ecuador para aprovechar mejor las corrientes de aire y los rayos solares.

La aeronave, que estará cubierta de celdas fotovoltaicas, necesitará de pesadas pilas que almacenen la energía para que continúe volando durante las horas de la noche. Dos motores en la cola ayudarán al despegue sin asistencia y cargarán las pilas.

Superar al Helios

En 2010, la primera tarea de los pilotos será volar el avión durante la noche, algo que no pudo ser logrado por el proyecto Helios, de la agencia espacial estadounidense NASA. Helios, el avión solar de la NASA, se desplomó en agosto de 2001, en aguas del Océano Pacífico, cuando intentaba mantener los niveles de energía durante la noche.

El avión Helios, que fue diseñado para vigilar la parte alta de la atmósfera y con capacidad para permanecer allí durante meses, se estrelló unos 29 minutos después de despegar de la base de lanzamientos de misiles del Pacífico.

El Solar Impulse pretende superar este desafío tecnológico en 2010 y equiparar su proeza con la de Charles Lindberg, el primer hombre que cruzó el Atlántico sin escalas, y Amy Johnson, la primera mujer en realizar un viaje transcontinental, cruzando de Inglaterra a Australia, que es el sueño de sus promotores.

www.tendencias21.net