Curiosidades y Artículos

El huevo fue antes que la gallina

Dos destacados académicos británicos y un avicultor afirman haber resuelto uno de los enigmas universales – Aseguran que el material genético de los seres vivos no cambia en todo su ciclo vital. Se acabaron las discusiones circulares a las tantas de la madrugada: el huevo fue antes que la gallina y no hay más que hablar. Al menos, ésta es la opinión de dos destacados académicos británicos que, ayudados por un avicultor, están seguros de haber resuelto uno de los enigmas más populares de todos los tiempos.

Así, tras volcarse en el estudio del dilema que ha intrigado durante siglos a miles de biólogos y pensadores, han llegado a un veredicto definitivo: antes de que las primeras gallinas picotearan por la superficie terrestre, existió algún tipo de huevo protector que permitió que estas primitivas aves se desarrollaran.
   Aunque los argumentos científicos que sustentan esta tesis resulten imposibles de desentrañar para los no iniciados, todas sus explicaciones pueden reducirse a un sencillo argumento: el material genético de los seres vivos no cambia durante todo su ciclo vital. Así, aseguran los expertos, el primer pájaro que evolucionó en tiempos prehistóricos hasta convertirse en una gallina tuvo que existir primero como un embrión dentro de un huevo. Sólo esta posibilidad permitiría que el material genético fuera igual en ambos casos.
   Idéntico ADN. «El organismo protegido por la cáscara debió de tener el mismo ADN que el animal en el que se convirtió», aseguró John Brookfield, catedrático de la Universidad de Nottingham especializado en genética evolutiva y uno de los dos «cerebros» del proyecto. «Por ello, podemos decir de manera inequívoca que el primer ser vivo que formó parte de la especie fue un huevo. Así, puedo concluir que el huevo existió antes que la gallina».
   Por su parte, el otro experto al que se preguntó su opinión sobre la popular adivinanza subrayó la equivocación de aquellos que consideran que los primeros huevos fueron el resultado de una extraña mutación producida por dos animales de otra especie.
   Según David Papineau, especialista en filosofía de la ciencia del King’s College de Londres, no cabe duda de que el primer ejemplar de esta variante aviar nació de un cascarón, lo que demostraría su teoría de que el huevo vino antes que la gallina. De hecho, Papineau fue mucho más allá en sus explicaciones y criticó muy duramente la lógica seguida por aquellos que defienden la teoría de la mutación. «Si es un huevo de gallina, debe tener una gallina en su interior», explicó con una lógica tan inapelable como difícil de asimilar. «Si un canguro pusiera un huevo del que naciera un avestruz, entonces se trataría de un huevo de avestruz, no de canguro».
   Ante estos enrevesados argumentos, que incluso pasan por alto que los canguros son marsupiales que no se reproducen mediante huevos, los mecenas del estudio recurrieron a una opinión algo más «terrenal»: la de Charles Bourns, un granjero que preside la organización británica que defiende los intereses de los criadores de pollos.
   Aunque su veredicto provenga de su experiencia sobre el terreno, coincide plenamente con el de sus colegas académicos. «Los huevos aparecieron bastante antes de que naciera el primer polluelo», recalcó. «Por supuesto, puede que no fueran huevos como los que hoy tenemos, pero de todas formas eran huevos».
   En el fondo, la supuesta «respuesta» al dilema inmemorial forma parte de una campaña promocional de Disney de cara al lanzamiento en DVD de su filme «Chicken Little». De todas formas, bienvenido sea el dinero de multinacionales del entretenimiento si permite que el ser humano vaya solventando este tipo de dilemas.
   Ahora sólo queda esperar que alguien lance una nueva versión del famoso libro «Robin Hood» para desentrañar otro gran enigma popular: si los árboles hacen ruido al caer en el bosque, aunque no haya nadie que lo escuche.

larazon.es