Actualidad

Cómo convertirte en freelancer sin renunciar a tu trabajo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Tienes un trabajo totalmente aburrido pero que sirve para llegar a fin de mes? No lo pierdas, pero tampoco lo uses de excusa para no seguir tus sueños y pasiones.

La percepción errónea común sobre los trabajadores independientes exitosos es que un día, de forma dramática, renuncian a su trabajo diario y viven felices para siempre.

Freelance en una recesión

Ejércitos de trabajadores han sido despedidos en el último año, y cuando eres uno de los sobrevivientes que siguen en la nómina, el instinto natural es sentirse agradecido de haberse salvado y no hacer ni pío. La idea de buscar trabajo por contrato, cuando la tasa de desempleo es muy alto puede parecer ridículo. Los freelancers cuestan a las compañías menos de la mitad de lo que cuestan los empleados a tiempo completo, y las grandes olas de despidos a menudo crean oportunidades para que los contratistas llenen los vacíos.
Hacer trabajo independiente en un momento de inseguridad en el empleo tiene beneficios de dos maneras. En primer lugar, se diversifica tu corriente de ingresos. Ya que no dependes de un solo cheque para pagar tus cuentas. En segundo lugar, el trabajo independiente es ideal para mostrar lo que puedes hacer a los empleadores potenciales. Cuando eres independiente te encuentras en un modo de entrevista constante.

El punto aquí es que incluso en una recesión el trabajo independiente no es imposible, incluso es algo inteligente.

Ubícate en el mercado

La idea de convertirte en trabajador independiente es poner tu nombre en el mercado y tener que luchar para vender tus servicios. Además del trabajo común que realices, ser freelancer implica ser una persona de ventas.

Cómo debas ponerte en el mercado y mostrar tus ofertas depende de tu campo. Si no tienes idea de por dónde empezar, debes encontrar algunos profesionales independientes grandes que hacen lo que haces y seguir su ejemplo. Seguro necesitarás algún tipo de sitio web, tarjeta de negocios y una cartera o CV. No escatimes en esta materia: en lugar de conformarse con una cuenta de hosting gratis en algún lugar, gasta los $20 necesarios para registrar un nombre de dominio y realiza al menos un sitio web que describa quién eres, lo que ofreces y la información de contacto.

La mejor manera de encontrar un trabajo es a través de personas conocidas y de referencias de clientes felices.

Cómo conseguir contratos y cuándo trabajar ad-honorem

Una vez que estás oficialmente en el mercado, es el momento de conseguir algunos clientes. Las referencias de personas que conoces aumentan las oportunidades de negocio. Deja que tus amigos, socios, ex compañeros de trabajo, compañeros de los miembros del club de libros, y el tipo sentado a tu lado en la peluquería sepan que estás disponible para hacer el trabajo independiente. Las personas son mucho más propensas a contratar a alguien recomendado por alguien de su confianza, así que es tu trabajo crear una red. Cuando lo hagas, recuerda que otros profesionales independientes no son tu competencia sino que son tus amigos. Conocer a quienes hacen lo mismo que tú amplía tu grupo de contactos y clientes potenciales.

Cuando se han agotado las referencias de la gente que conoces en persona, puedes probar la publicidad en servicios de manera más amplia. La clave es encontrar tu público.

Si recién estás comenzando y necesitas llenar tu portfolio considera realizar algún trabajo ad-honorem para un cliente deseable. Si bien no es lo mejor, esto a veces sirve para ganar oportunidades.

Ponerte un precio: Cuando el tiempo en verdad es dinero

Tu tasa por hora dependerá del proyecto, tu industria, mercado, localización, la economía, tu experiencia, y cuán grandes sean los bolsillos de tu cliente. Como regla general, cuando estás citando a una tarifa por hora, sobreestima tanto el tiempo como el dinero.
Cuando estás recién empezando, la tendencia es a aplicar precios más bajos porque realmente quieres lograr el contrato y eres optimista sobre el número de horas que tomará para completarse. Sin embargo, te olvidas de tomar en cuenta aspectos como los impuestos y el tiempo para tareas administrativas. A medida que vayas obteniendo más experiencia, vas a ajustar tus precios, a aprender a leer los distintos tipos de clientes y cuál es su rango de presupuesto y tendrás la confianza suficiente para alejarte de los contratos que no vale la pena asumir.

En lo que respecta al horario, no olvides que estarás hacienda este trabajo de noche y los fines de semana, y las cosas a menudo tardan más que tu plan inicial. Así que sobreestima la cantidad de horas de trabajo que necesitarás. Siempre es mejor bajar expectativas y entregar antes que tener que empujar una fecha de entrega.

Con tu trabajo diurno, puedes empezar tu carrera como trabajador independiente con menos presión para hacer dinero de inmediato.


Fuente: Life Hacker