Se cortan los cables, los ’spammers’ bloquean la Red o se suplantan las rutas de las webs.

 

Pongámonos en el peor de los casos: Internet desaparece. ¿Qué es lo que habría ocurrido? La red de redes es inmensamente grande con miles de millones de usuarios. ¿Cómo podría sucumbir?

El portal americano Cracked, especializado en temas de humor y tecnología se plantea esta premisa en 5 Reasons The Internet Could Die At Any Moment. Concluye que existen al menos cinco razones por las que la red podría desaparecer tal y como la conocemos:

 

  • Se pierde la neutralidad en la Red: la libertad que existe hoy en Internet es única, sobretodo, por un principio: la Red no distingue entre archivos que hayas descargado de la la biblioteca de Cambidge o de una web porno en Brasil. Esa inmensa libertad de hacer lo que uno quiere podría acabarse si las grandes corporaciones controlaran todo lo que ocurre en la ‘nube’.
  • Los grandes peces se comen a los pequeños: en la línea del anterior caso, los grandes como Facebook o Google podría acabar con toda clase de competencia al más puro estilo centros comerciales contra tiendas del barrio.
  • Alguien cambia las rutas: todo nombre de dominio (por ejemplo: periodistadigital.com) se corresponde con un número DNS, que es el que leen las maquinas. Si alguien cambiase la ruta entre el nombre y el número en millones de web podría provocarse el caos a nivel mundial. Hacer esto de forma masiva no es imposible y se ha hecho en el pasado.
  • Una horda de robots en Internet acaban con todo: el spam y los virus son una de las mayores amenazas de la Red. Se sabe que millones de ordenadores en el mundo son hackeados y utilizados como parte de un enorme ejercito para crear spam, robar datos o bloquear webs.
  • Internet es una serie de cables y los cables se pueden cortar: los cables conectan los diferentes continentes y países para que estos tengan Internet. Sin embargo, están muy mal protegidos y cualquier corte en estos podría ser desastroso. En 2008, un terremoto cortó el 75% de las conexiones entre Europa, Oriente Próximo y la India.