Curiosidades y Artículos

Buenos motivos para mirar porno

La curiosidad se agota en la adolescencia temprana, pero después ¿Cuáles son las razones que nos llevan a la pornografía?

Obviamente, no hace falta tener buenos o malos motivos para mirar porno. Pero a lo mejor vale la pena mirar un poco hacia adentro de nosotros mismos (o de nuestra conciencia) y hacer un brevísimo análisis sobre las circunstancias que nos llevan al porno. Por supuesto, la pornografía está buena, esa no es la respuesta que buscamos.

He conocido varones que no se animaban a decirles a sus novias que querían que fueran un poco más… perras en la cama. ¿Entonces qué hacían? Las invitaban a ver porno para ver si, tal vez, con algo de sana inspiración, las chicas empezaban a basar su performance sexual en lo que habían visto en la película. Les digo: eso no suele funcionar.

A veces un buen motivo para mirar porno es de lo más circunstancial. Por ejemplo quedarse sólo en casa, cuando eso no ocurre frecuentemente, puede ser una excelente invitación al XXX. El aburrimiento, cuando solemos estar solos en casa, es otra de las grandes pendientes por las que nos dejamos caer.

Muchos dicen que estar caliente es la razón número uno para ver porno. Yo no estoy tan de acuerdo. En general, cuando uno está caliente, el procedimiento es más urgente, rápido y sencillo. Seguramente hay una escena que nos acosa en nuestra mente que es, justamente, el motivo de tal estado. Entonces en esos casos la solución es más directa, sin mediación alguna. No sé si están de acuerdo.

Es que en caliente, el porno puede no llegar a disfrutarse demasiado, resultar demasiado estímulo. Por otra parte, requiere cierta preparación que ante la urgencia, a lo mejor es un poco excesiva: al menos encender la PC, abrir una página, ponerle play a una peli… no siempre hay tiempo para esos trámites.

Finalmente, hay que darle su lugar al "porno consuelo". Si señor, es el recurso que utilizamos cuando nadie nos contesta los mensajitos, cuando nadie nos llama, cuando no tuvimos suerte y no encontramos con quién pasar la noche. Y ¿entonces qué? Porno ¡por supuesto!

 

 

VIA Derf