{jcomments on}Durante la presentación de los resultados fiscales de Apple, Steve Jobs señaló que la compañía contaba con 51.000 millones de dólares en caja, con lo que fácilmente se p{jcomments off}odrían realizar una o tal vez dos grandes adquisiciones sin mayor problema.

Bastó este sólo hecho para que los analistas financieros comenzaran a investigar cuáles serían las compañías candidatas para ser adquiridas por Apple, entre las que se encuentran Facebook, Adobe, Disney y Sony.

La primera de estas se incluyó debido a que sólo hace unas semanas nuestro amigo Steve invitó a nuestro no tan amigo Marck Zuckerberg a tomar desayuno en su casa (algo que parece formar parte de la tradición hogareña de Jobs). La idea de la invitación era analizar una mayor integración entre la nueva red social de Apple –Ping- con Facebook, por lo que la idea de que finalmente Apple terminará por adquirir Facebook no suena tan descabellada.

El caso de Adobe surge de los ya conocidos desencuentros entre ambas compañías. Apple sabe que el hecho de excluir los productos de Adobe de sus dispositivos portátiles (iPhone, iPad, iPod Touch), genera ciertos anticuerpos en un número importante de potenciales clientes.

La posible adquisición de Disney viene por el lado de Pixar, empresa creada por Jobs y responsable de los mayores éxitos del cine de animación digital y que ahora es propiedad de Disney (Steve Jobs cuenta con un sillón en el directorio de Disney).

Por último tenemos a la compañía japonesa Sony como probable objeto de compra de Apple, algo que para muchos puede resultar extraño pero que al parecer los analistas han validado con una alta probabilidad de ocurrencia (las acciones de la japonesa se empinaron un 3%).

La razón del interés de Apple por Sony tendría su origen hace 25 años atrás, cuando el co-fundador de Sony – Akio Morita- le regaló a Steve Jobs uno de los primeros Walkman de la compañía. Jobs se habría quedado fascinado con el producto y con todo lo relacionado con su proceso de fabricación.

Ahora bien ambas compañías en la actualidad son rivales en una variedad de dispositivos. Incluso Sony se acaba de unir con Google en torno al proyecto Google TV, con el que pretenden abrir un nuevo mercado para la publicidad utilizando Internet y la televisión como gancho para atraer a los potenciales usuarios del servicio.

De ser cierto el interés de Apple por adquirir a Sony se debería materializar por medio de una compra hostil, algo que incluso podría provocar algún tipo de intervención del gobierno nipón.

Link: Electronics giant Sony rumored for potential Apple acquisition (AppleInsider)