Va un bilbaíno a la óptica y pide unas gafas. El dependiente le pregunta si para ver de cerca o de lejos. Sin la menor duda, le contesta: “Para Bilbao y alrededores”. Estas gafas de Carl Zeiss, sin ánimo de exagerar, son así: para Bilbao y alrededores. Te proyecta a dos metros de distancia lo que el ojo ve de cerca.

El Cinemizer de Carl Zeiss es un aparato en forma de gafas que permite ver vídeos a través del iPhone y otros aparatos de Apple (iPod Classic, iTouch y hasta con el iPod nano), aunque probablemente con otro enchufe también sirva para cualquier reproductor. Lo novedoso es la sensación de estar viendo una pantalla de 45 pulgadas a un par de metros de distancia. Con una resolución de 640 x 480 píxeles, el efecto es asombroso.
 
La imagen reproducida pierde algo de calidad con respecto al visionado directo en la pantalla de los gadget de Apple y los colores quedan algo difuminados en los bordes; este defecto queda diluido con la sensación de aislamiento e intimidad que produce estar viendo una película o un vídeo a través de las gafas.

Una sorpresa muy agradable y que no esperaba es el sonido, de excelente calidad, a pesar de que los auriculares quedan suspendidos. El Cinemizer sirve tanto para ver como escuchar música cuando viajas, porque es ligero y cómodo de llevar.

Hay que administrar la batería que, si bien no consume la del iPhone, sólo tiene una autonomía de cuatro horas, lo que obliga, en desplazamientos largos, a llevar un portátil y un mini-USB para recargarlo. Nada es perfecto, aunque el Cinemizer se le acerca, pues incorpora un ajuste de dioptrías en cada foco desde -3,5 hasta 3,5, muy práctico para los que necesitan gafas.

Obviamente, los anteojos son más pesados que los normales, pero no tanto como para hacerse incómoda la visión de una película. También son 3D, pero de momento hay pocos vídeos, y cuando se encuentra alguno la calidad es muy irregular, no por las gafas sino por el mismo vídeo.

Vestir este gadget en la vías públicas exige valentía. Dependiendo de la timidez de cada cual, es embarazoso aguantar las miradas en autoboses o metro, sobre todo a las horas que los niños se dirigen al cole.

Decenas de ojos se clavan en tus lentes negros y opacos. “Mira, mamá, qué gafas lleva ese señor” o “éste llega al final del trayecto sin enterarse”; uno, porque va de legal, de lo contrario hubiera aprovechado el asiento que siempre ofrecía algún samaritano. O sea, que las gafas tienen multipropiedades y multiposibilidades. Una importante advertencia para los tecnoadictos: no usar mientras se conduzca.

Compatibilidad

Configurado para iPod touch, iPod classic, iPod con vídeo y iPod nano (3ª y 4ª generación). Funciona con el iPhone, iPhone 3G.

Para conectarlo a un reproductor multimedia, un reproductor DVD o un móvil multimedia mobile phone (p.e. Nokia Nseries) se necesita un cable específico que no está incluido en el suministro. Cables compatibles son p.e. el cable de vídeo Archos 404/504/604/704 o Creative Zen Vision: Cable de vídeo M.

El logo “Made for iPod” significa que el accesorio electrónico fue diseñado para ser conectado a un iPod y que fue certificado por el fabricante de responder a los estándares de prestación de Apple.

Producto: Cinemizer; Empresa: Carl Zeiss; Sitio: www.zeiss.es; Precio: 299 euros para comprar y mas detalles aqui

 

Via : elpais.e