La mezcla perfecta entre un vibrador y un Tamagotchi