Sexo tántrico de moda entre los que quieren gozar mas horas diarias 0

 

La idea es que los hombres aprendan a tener orgasmos sin eyaculación y que esa energía la suban hacia la cabeza. Y las mujeres, deben manejarla más allá del placer.

“Hago el amor durante ocho horas cada noche’’, se jactó el año pasado el cantante británico Sting.

¿Atractiva la técnica? Viene de la milenaria India, se centra en la energía corporal y promete lograr relaciones sexuales distintas, más completas, de mejor calidad y, también más duraderas. No por nada los indios tienen la fama de buenos amantes y hoy la disciplina causa furor en varios países, como Inglaterra, donde el cantante Sting se declara un fiel seguidor.

¡“Claro que se nota la diferencia con el sexo tántrico! Es una sensación más global, porque aparte del orgasmo genital, sientes cómo la energía se desliza por tu cuerpo y se conecta con tu pareja”, explica Ximena Santa Cruz, quien hace años estudia y practica sus bondades. Y también lo enseña porque en Chile ya tiene seguidores.

La psicóloga explica que para dominar el "sexo tántrico", "hay que aprender ejercicios de respiración y de control muscular de la zona genital para que el momento previo al orgasmo se prolongue. Coordinarse para que la relación sexual no colapse. La mayoría de la gente sigue el un, dos, tres y listo, sólo buscan el placer, durar lo máximo posible, y esto va más allá de eso. Cuando lo practicas, ya no te importa si duras poco, estás en otra".
 

El interés hacía esta nueva técnica viene determinado, según los especialistas, por la "insatisfacción" en el apartado sexual que tienen muchas parejas e individuos. "La rutina va agotando el interés y ven en estas técnicas una posible solución. Lo mismo para las disfunciones sexuales (anorgasmia, impotencia o eyaculación precoz)", explica la psicóloga.

Aunque dominar el metodo, no es coser ni cantar, "Puede ser de seis meses a uno o dos años. Nadie se transforma en súper amante de la noche a la mañana, lo importante es que se aprenda en pareja, porque se basa en la relación de entrega y amor". Aunque aquellos que ya practican yoga o taichí  tienen medio camino andado y aprenden más rapidamente.
 

Fiebre en Argentina

Si en EEUU existen decenas de miles de seguidores, la moda recién llega al cono sur americano. En Chile despierta todo tipo de expectación y en Argentina, más que una moda es una fiebre que sacude a la sociedad.

Aunque los argentinos saben que les sería difícil mantener ocho horas de sexo por día como bromeó el músico Sting, igualmente muchos se vuelcan a la práctica del tantra para alcanzar un mayor placer.

Programas de televisión, avisos clasificados en los que mujeres ofrecen “sexo tántrico” a cambio de dinero y cursos específicos sobre esta disciplina de origen oriental florecen actualmente en Buenos Aires. 

“El tantra es una técnica que permite controlar el deseo y las emociones. El 70 por ciento de las personas que acuden a los cursos son hombres, mientras que la edad de quienes buscan mejorar su vida sexual llega hasta los 87 años”, explicó Óscar Gómez, director de la Escuela Argentina de Tantra.