Sam, el perro pintor, ya puede llamarse profesional. Vendió una de sus pinturas por 1.700 dólares

 

 

 

 

 

Tomando su pincel como un gran maestro y con su pañuelo atado al cuello, Sam es el Matisse canino. Utilizando el terreno de su casa en Maryland, Estados Unidos, como fuente de inspiración el animal ha producido veintidós obras de arte.

Su pincel, desarrollado especialmente para que pueda expresarse, es tomado entre sus fauces para plasmar la magia en el lienzo. Si uno tuviera que catalogar a este artista podría atreverse a definirlo como un expresionista abstracto, o más bien como un perro pila con acceso a materiales que manchan.

Sin embargo un amante de la plástica interpretó que una de sus pinturas bien valía la suma de 1.700 dólares. Así que no pierda tiempo y enséñele a tocar el fagot a ese estúpido canario suyo que lo único que hace es caca en el fondo de la jaula.