Una mujer obligó a su novio a hacerse una operación reductora en los pechos porque tenía más que ella.      En esta época en la que una disminución de la autoestima femenina se arregla con un implante mamario la joven china Xiao Feng descubrió la otra cara de la misma moneda: no es que yo tenga poco sino que los que me rodean tienen demasiado. Y en la ecuación perdió el novio que al parecer tenía unos pechos bárbaros.

Los doctores del Hospital de la Universidad Médica de Chongqing le succionaron a Zhang más de 200 mililitros de grasa de los pechos.