Curiosidades y Artículos

¡NO SOY UN BABOSO, SOY UN INTELECTUAL!

 

 

 

 

 

A mitad de camino entre el porno y la literatura se erige un género impresentable: el del calendario tipográfico.

 

 

 

Antes de avanzar sobre este catálogo, convendría definir a qué llamamos calendario tipográfico. Se trata -al igual que los almanaques de las gomerías y talleres mecánicos- de una sucesión de imágenes de mujeres desnudas o escasas de vestimenta. En este caso, la particularidad es que no se trata de fotos, sino más bien de dibujos trazados con caracteres tipográficos. Conozcamos a Miss Junio.

Si bien todas las modelos tipográficas parecen travestis -quizá por la dureza de rasgos que dan las letras- hay que reconocer que permiten trazar divertidas analogías: el paréntesis y el culo, la u y el pezón, el 2 y el dedo gordo del pie. Una relación bastante directa parece ser la del número 3 unos senos turgentes y simétricos unos senos turgentes y simétricos.

En fin, nunca tuvo tanto sentido la frase "preparate el 7 que el 8 nos casamos". Revise el original calendario de Taylor Lane en las generosas páginas de Ocondesign.