Adiós al "metrosexual" y bienvenido el "tecnosexual", una nueva corriente de hombres con buena posición económica que no sólo se preocupan de su aspecto físico sino además de tener consigo los últimos avances de la tecnología (palm, bluetooth, celular con video y Mp3).

El "tecnosexual" cuida su apariencia física de la misma forma que una mujer, vive en las grandes metrópolis, pero a diferencia del "metrosexual", tiene a su alcance los más sofisticados aparatos de comunicación digital. Unos piensan que la nueva definición es una especie entre un nerd y un yuppie.

Un símbolo del "tecnosexual" serían Bill Gates, creador de Windows, un hombre que hace pocos años poseía una apariencia insignificante, lentes gruesos y varios estilógrafos en el bolsillo de su camisa. Hoy es todo lo contrario. El término "tecnosexual" se le acuña a Ricky Montalvo, un físico y matemático estadounidense amante de la tecnología informática, que define al "tecnosexual" como un hombre deportista, preocupado por su alimentación y narcisista.

Es normal toparse con los "tecnosexuales" en el metro de Nueva York o en un café de París "hablando solos", pero en una de sus orejas tienen un aparato de comunicación con el cual revisan la bolsa e invierten al mismo tiempo que piden al mesero otra taza de "café latte". Más: El "tecnosexual" compra en las grandes tiendas de marca, pero saca tiempo para ir a los almacenes de artículos electrónicos a adquirir lo más reciente en el mercado, destina gran parte de su tiempo a ordenar su computador, la agenda electrónica, mantener al día su Mp3 con las últimas canciones y sabe qué es lo último en telefonía móvil…