7 de marzo en la Plaza de Armas de esta ciudad, por parte de grupos como darketos, punks y rockers, entre otros.
Este grupo ciudadano, que ha tomado su nombre de un apócope del adjetivo “emotivos” y sugiere con esta denominación una forma de expresar
sus emociones, demanda un espacio en la sociedad para no ser discriminado. Niega, a su vez, ser una asociación suicida,
depresiva y mucho menos homosexual.
Entrevistada por Notimex, “Sony”, una chica de 15 años de edad, y quien se declara abiertamente emo, pide que se les respete y aclara que los integrantes de este grupo no son suicidas, ni depresivos, ni “emosexuales”, aunque su apariencia débil y dramática se presta para las burlas y los ataques.
“Nadie sabe qué es un emo, pero nos ven y se burlan,
nos insultan, dicen que somos suicidas o que lloramos por todo, que no sabemos el origen del movimiento, pero nadie, absolutamente nadie, se detiene a preguntar”, expresa vehemente.
Los emos son jóvenes regularmente de entre 15 y 18 años de edad, cuya ideología, señalan, es sobre todo emocional,
y con una peculiar forma de vestir donde predomina el color negro para los hombres y el rosa para las mujeres, con dualidad entre ambos; otra característica es el peinado que les cubre un ojo, como una forma de ocultar parte de su identidad.
En días previos al pasado 7 de marzo, circuló un correo electrónico donde se llamaba a miembros de otros grupos como darketos, góticos, punks y rockers, a manifestarse contra los emos en la Plaza de Armas de esta ciudad, lo que derivó ese día en la detención de 22 menores y seis adultos.
Braulio, de 18 años, que estudia y trabaja, y también es emo, refirió que para él, este movimiento tiene que ver con la “dualidad y el balance”, por eso usan los colores negro, por el lado masculino, y el rosa, por el femenino.
“El cabello de forma psicológica
(de lado y tapándoles un ojo), es para esconder la parte de nosotros que no queremos
que la gente vea, nuestro lado más débil? el pantalón (apretado o de tubo) sólo es por tendencia punk”, agrega.
Por otra parte, Verónica, estudiante universitaria de 19 años, indica que estuvo el 7 de marzo en Plaza de Armas, mientras esperaba reunirse con unas amigas, y vio correr a varios
emos cuando otros jóvenes buscaban agredirlos.
A pesar de que muchos acusaron a las diferentes “tribus”
de atacar a los emos, Verónica
no identificó a un grupo en particular. “No parecían punks contra emos, ni rockers contra emos, parecían todos contra los emos”, detalló.

municipal de Querétaro, Manuel González Valle, señaló que los jóvenes fueron detenidos
por originar disturbios y se les remitió ante las instancias competentes, pero descartó que el hecho tuviera como origen algún tipo de discriminación.

de jóvenes, después de las 22:30 horas, y una vez que terminó el operativo implementado
para evitar nuevos ataques, ella y su novio “Zoé” fueron víctimas de una agresión en Plaza de Armas, por parte de un vendedor de flores que la insultó y jaloneó.
Señaló que cuando “Zoé” intentó detener al agresor, recibió
un golpe, y ambos fueron perseguidos por al menos seis jóvenes a lo largo de la plaza, hasta que encontraron a unos policías estatales que los protegieron
hasta que llegaron sus padres.
Ella es una de las chicas que recurren a las “cortadas” cuando desea expresar una emoción. “A veces uso una navaja y me corto los brazos, pero no con ganas de suicidarme,
sino como una forma de sentirme viva al sentir ese dolor”, explica.
Sin embargo, los ataques al movimiento emo fueron rechazados el pasado 15 de marzo, cuando casi mil jóvenes, entre quienes había hippies, góticos, punks, rockers y otros de las llamadas tribus urbanas, participaron en la marcha por la tolerancia, donde pidieron recuperar
las plazas para todos.
Por su parte, Braulio comenta
que la noche del 7 de marzo no acudió a Plaza de Armas, pero sí se juntó con otros emos en un edificio donde se realizaría una “tocada”, cerca de la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
“En verdad nadie creía que alguien se pudiera poner de acuerdo para irnos a agredir, como a las 23:30 de la noche recibimos una llamada de una amiga de que sí habían ido a agredirnos, pero tampoco creímos
que fuera tanta gente, hasta el otro día que vimos todos las noticias”, puntualiza.
Braulio resalta que muchos
quisieron relacionar el ataque del 7 de marzo con un incidente en la Feria Internacional
Ganadera, en diciembre pasado, entre dos grupos.
Para él, la influencia de internet fue fundamental en el ataque, porque muchos videos se burlan de los emos e incitan a atacarlos, y refirió que una de las críticas entre las llamadas tribus urbanas, es la música que escuchan. Los emos siguen géneros
como screaemo, hardcore y punk.
Mientras, Verónica señala que inició una carta que circula
en correos electrónicos en donde pide tolerancia para los emos, porque a pesar de que muchos están en contra del movimiento, tienen la misma libertad de expresión que los demás.
El resto de los grupos urbanos se deslinda de los hechos.
“Poeta”, joven gótico de 24 años, explicó que los emos “pueden ser molestos, porque se burlan de los demás, pero jamás les haríamos daño? los vemos en la plaza y todos pasamos como si nada”.
Integrantes de los punks se deslindaron de los hechos, al igual que los rockers, los metaleros y los skatos. Aseguran
desconocer la agresión que se planeaba contra los emos e incluso se sumaron a la marcha a favor de la tolerancia.
“Erin”, joven electro, señala
que los emos, los góticos, darketos (a los que identifican como la parte mercadológica del gótico), al igual que los rockers y los skatos, conviven siempre en las plazas del centro
de la ciudad sin problema alguno.
Dice que las plazas del Centro Histórico se comparten sin conflicto. Los emos se juntaban
en el Plaza de Armas, donde los fines de semana se llenaba de chicos “fresas”. La plaza de Santa Clara es centro de reunión para los góticos.
En tanto, los skatos se entretienen cerca de las pistas de patinaje de Corregidora y del Centro Cultural Manuel Gómez Morín. Los rockers, punketos y metaleros conviven en sus tocadas
y tiendas de música.
Todos los grupos están sorprendidos por la agresión del 7 de marzo y se deslindaron de manera inmediata y a través de diversos medios. Muchos, pidiendo el anonimato, exige respeto para las tendencias.
El secretario de gobierno del municipio de Querétaro, Jorge Luis Alarcón Neve, considera
que los jóvenes que participaron en los hechos del 7 de marzo fueron “presas” de personas que no tienen nada que ver con los que acudieron ese viernes por la noche.
En tanto, el viernes 21 de marzo, día de la anunciada “marcha antiemo”, se implementó
un operativo importante para cuidar a los jóvenes y evitar enfrentamientos, que podrían facilitarse por la gran concentración
de gente por el Viernes Santo, sin que se registraran mayores incidencias

Via: soldechicago.com

1 Comentario

  1. hola bueno yo la verdad no entiendo porque se pelean tanto no entiendo porque odiqn a los emos es lo que no entiendo los emos no an echo nada malo para ser odiados y asecinados o si osea no entiendo

Comments are closed.