Es sabido que Internet está repleta de sitios pornográficos. Decenas de millones de páginas web repletas de fotografías, vídeos y hasta relatos sexuales pueden encontrarse con sólo un par de clics. Sin embargo, no todo es lo que parece. Al ingresar al sitio "Galumpia Adult", los adictos a la pornografía creerán que han llegado a uno de los pocos lugares de Internet que aún no habían descubierto.

Para poder ver una foto en tamaño completo, es necesario hacer un clic sobre la elegida. Así, el adicto al porno ubicará el cursor de su mouse sobre una imagen de una boca abierta… sólo para enterarse que en realidad es una señora bostezando. Pensando que ello fue producto de un error del diseñador del sitio, intentará abrir otra foto. La elegida en este caso será una señorita que está llevándose algo a la boca. Cualquiera podría imaginar de qué se trata… Si está pensando en una prueba de resistencia aeróbica, entonces ¡ha acertado! Desilusionado, el internauta seguirá intentado y abrirá esta vez una foto de una blonda señorita que parece estar desnuda, apoyando sus rodillas y sus manos en el suelo. Pero nuestro amigo seguirá sin suerte, ya que la rubia está vestida y sólo se agachó para comprobar que la temperatura del agua de la bañera es la correcta.

Casi al borde de un ataque de nervios, irá en busca de algo seguro y hará clic sobre una imagen que parece mostrar la zona púbica de una mujer. Claro que, al abrir la foto, verá que en realidad se trataba de la patilla de un hombre pelirrojo. A punto de romper su monitor, el adicto a la pornografía hará un último intento y abrirá una foto que tiene un seno. "No puede fallar. Esto es un buen par de pechos", dirá. Pero, la sorpresa será aún mayor cuando se dé cuenta de que sólo se trataba de una nariz con un grano en la punta. Si quiere divertirse un rato viendo cómo "no todo es lo que parece" (o si quiere jugarle una mala pasada a algún conocido adicto a la pornografía), visite "Galumpia Adult"

Fuente: El Nuevo Diario