Curiosidades y Artículos

El crepúsculo de las conejitas

Hugh Hefner quiere sustituir a las playmates por “vecinitas” y actrices de moda. Lindsay Lohan ya ha dicho que no y Scarlett Johansson se lo está pensando.
Tenía que pasar tarde o temprano. Hugh Hefner (Chicago, 1926), director de la revista Playboy, ha dicho “basta” a las conejitas. Y no porque a este viejo bribón ya no le gusten las mujeres (lo cual sería otro signo de la inminencia del Apocalipsis) sino porque, al fin, se ha dado cuenta de que ya no se llevan esas extrañas mujeres con vertiginosas curvas rellenas de silicona que le gustan a él. Por eso, ahora pretende dar un giro de 90º a su revista: “Quiero sacar chicas que parezcan naturales, que puedan ser la vecina de al lado”, ha declarado Hef.

Efectivamente, tras mucho tiempo ofreciendo una visión de la sexualidad y de la feminidad completamente irreal y marciana, el amo de Playboy ha decidido poner los pies en la tierra y seguir la tendencia imperante para satisfacer al hombre a pie, que ahora se excita más con la realidad que con la ficción.
Todo esto, para intentar levantar unas cifras de venta que, de un tiempo a esta parte, no dejan de caer.

 

Vecinitas y ejecutivas
Para empezar, en su ansia por fichar chicas normales para el número especial del 55 aniversario, Playboy lanzó por primera vez en su historia, el pasado mes de abril, una convocatoria para conseguir chicas a través de YouTube, en una técnica más propia de revistas como FHM (y sus célebres y celebrados concursos de vecinitas) que de la Playboy clásica, una publicación que solía reclutar a sus conejitas entre modelos eróticas, strippers, porno stars y demás “mujeres de mala vida”.
Además, el equipo de la edición norteamericana de Play boy está haciendo un casting en las calles de Nueva York para reclutar ejecutivas de a pie que quieran desnudarse para la revista. Las chicas deben cumplir dos requisitos: ser mayores de edad y estar trabajando para una institución financiera.
El reportaje, que se titulará Mujeres de Wall Street, aparecerá en el número de febrero de 2009 y pretende ser un antídoto contra la crisis. Porque, como dice el editor gráfico de Playboy, “cuando las noticias son negativas, es el mejor momento para hacer que la gente sonría proponiéndoles un giro erótico de la situación”.
Tirando tejos a las famosas
Otra medida para combatir la crisis que la revista lleva años sufriendo y que ahora se une a la mundial, es desnudar celebridades. “No es por buscar el glamour, sino por ofrecer un tipo de chica que está más cerca de los gustos del hombre moderno”, dice Hef. El magnate del erotismo, quiere volver a intentarlo con Angelina Jolie a ver si la actriz, que ya rechazó su oferta en 2006, se decide de una vez a desnudarse en sus páginas. También quiere a Scarlett Johansson, que hace dos años fue elegida “famosa más sexy” por Playboy. De momento, Hef les ha arrojado el guante y, de paso, las ha piropeado, afirmando que “son las mujeres más sexys del mundo”.
Scarlett se lo está pensando y ha respondido a los cumplidos de Hef diciendo que está de acuerdo en que ella es como una vecina de al lado, y que usa los trucos de cualquier mujer para estar sexy: “Juego con mis curvas, me pinto bien los labios, me arreglo el pelo e intento estar lo más guapa que puedo”.
Lindsay Lohan y Mel B pasan de Playboy
Otra de las famosas con pinta de vecinita que ha sido tentada por Hef para quitarse la ropa ante sus cámaras es Lindsay Lohan. Al parecer, el asesor creativo de Playboy, Hal Lifson, llamó a Lindsay y le ofreció nada menos que 700.000 dólares por posar desnuda emulando a la estrella sueca de los años 60 Ann-Margret en su filme Kitten with a whip, para el dichoso número de 55 aniversario de la revista. El representante de Lindsay contestó de forma tajante: “Si hay desnudos, la respuesta es no”. Y añadió que la actriz no tiene intención de repetir lo que hizo en la revista New York, cuando salió desnuda disfrazada de Marilyn.
Curiosamente, el productor de cine Brett Ratner, que está preparando una película sobre la vida de mister Hefner, dijo hace unos meses que tiene intención de ofrecerle un papel de conejita a Lindsay (con la que, dicho sea de paso, tuvo un fugaz affair): “Tiene mucho talento y creo que sería una excelente conejita… siempre y cuando se mantenga sobria”, bromeó Ratner.
Otra que le ha dicho que no a Hef es la ex Spice Girl Mel B que, tras meditar durante unos meses la suculenta oferta de Playboy, declaró la semana pasada a la revista US Magazine que no: “No posaré desnuda para Playboy ni para ninguna otra revista masculina porque yo sólo me exhibo para mi marido (el productor Stephen Belafonte) en la intimidad de mi habitación y durante muchas horas”.
¿Adiós a la conejitas?
Así las cosas, y a pesar de haber desnudado en su revista a estrellas como Mariah Carey o Kim Kardashian, no parece que Hef esté teniendo mucho éxito en su giro editorial. Todas le dicen que no. A estas alturas, parece que intentar transformar Playboy en una revista de tendencias es casi tan difícil como convertir Coca Cola en una marca de vino. Habrá que ver qué sorpresas nos reserva el número de 55 aniversario de Playboy, que llegará a los quioscos en enero de 2009.
¿Conseguirá el viejo desnudar a la bella Scarlett o alguna otra “chica normal” a golpe de talonario? ¿Tendrá a su amiga Paris Hilton en portada, ya que la rica heredera no se pierde una de sus fiestas? ¿Tendrá a Brooke Hogan, la bellísima pop star hija del luchador Hulk Hogan, como dicen por ahí? ¿O tendrá que tirar, una vez más, de una de sus increíbles rubias de silicona? Haga lo que haga, es evidente que sus conejitas están, definitivamente, pasadas de moda, aunque él siga disfrutando de su harén de playmates a la vieja usanza.