Este año la relación de ventas entre los equipos tradicionales de tubo y los planos (LCD y plasma) fue de 20 a 1. El año que viene se reducirá a la mitad. La digitalización de contenidos, la alta definición y el consumo serán los impulsores de esta tendencia

Los televisores de cristal líquido (LCD) acelerarán su crecimiento
en 2008, de la mano del proceso de digitalización en alta definición de
señales, imágenes y contenidos de entretenimiento, y del consumo en
alza en las clases sociales más ricas del país. Se pasará de unas 120
mil unidades vendidas en 2007 a unas 240 mil, de acuerdo a los
pronósticos de Sony, uno de los principales jugadores del mercado.

Rafael Vieyra, gerente general del gigante japonés en la Argentina,
aclaró que este año la venta de televisores de LCD hubiera sido mayor
de no haber escaseado el stock en los últimos meses.

El rey del mercado de televisores sigue siendo la tradicional tecnología de tubo.
En 2007 se vendieron 2 millones de unidades. Este año la relación de
ventas entre estos televisores de rayos catódicos y los de LCD y plasma
fue de 20 a 1. “En 2008 se debería duplicar la venta de LCD y pasar a
una relación de 10 a 1”, pronosticó Vieyra.

De hecho, la tecnología de tubos ya es cosa del pasado para la
compañía japonesa, que ya no fabrica más equipos de ese tipo. “Este año
las ventas fueron uno a uno en relación entre tubo y LCD y en 2008 no
venderemos nada de tubo”, dijo.

El sistema que cayó en desgracia en el país fue el plasma. Apenas el
5 por ciento de los televisores planos vendidos por Sony fue con esa
tecnología. “En el mercado tiende a desaparecer, aunque en el resto del
mundo este proceso es más lento”, explicó el ejecutivo.

Para Sony, el 2007 fue un año “muy bueno”, según el ejecutivo.
“Crecimos por encima del 30 por ciento en facturación” de equipos
electrónicos, audio y videojuegos. Este dato no incluye los teléfonos
móviles Sony-Ericsson. En “gran medida” la suba se debió a las nuevas
tecnologías digitales. El alza general del sector será inferior al 10
por ciento.

En cuanto al 2008, Vieyra estimó que se mantendrá el ritmo alcista a partir de un piso del 10 por ciento, gracias a un “escenario de consumo que seguirá siendo positivo”.
La empresa apuesta que el concepto de alta definición total (“full HD”)
permitirá generar “nuevas demandas en los consumidores”. En ese
sentido, el ejecutivo estimó que en 2008 las líneas de productos de
alta definición representarán el 20 por ciento de la facturación total.

Uno de los equipos que espera el crecimiento del LCD para subirse a
esa tendencia son los reproductores de video en formato Blu-Ray, que
este año llegó al país pero del cual solo se vendieron menos de 100
unidades.

Entre los nuevos equipos presentados por la firma japonés ase
encuentra la línea Bravia Full HD, que se prevendió sólo a través de la
web. Por el momento colocaron unas 50 unidades, y para fin de año, de
la mano de las fiestas, estiman vender unas 200.

La Argentina aun no definió el estándar de TV digital que adoptará.
La puja es entre los sistemas ATSC (norteamericano), DVB (Europeo) y el
ISDB (japonés). Vieyra aclaró que los televisores de alta
definición de la empresa son compatibles con cualquiera de esos
formatos siempre y cuando se les aplique un sintonizador
.

Nuevas líneas
La
empresa presentó en una conferencia de prensa su nueva línea de
televisores LCD Bravia Full HD, con la cual completa su línea de
productos en los segmentos de cámaras digitales Cyber-shot, cámaras
Réflex Alfa, filmadoras Handycam, notebooks VAIO, y reproductores y
grabadoras internas de Blu-ray. “Somos la única compañía en brindar
esta nueva tendencia de manera integrada en nuestro país”, se ufanó el
ejecutivo

Con una resolución cinco veces superior en píxeles a una señal de
televisión convencional de 720 x 480, tecnología Full HD (1920 x 1080)
permite disfrutar de imágenes más reales, detalles más brillantes y
colores más vívidos. Este nuevo concepto amplía el espectro de opciones
de entretenimiento y optimiza su nivel de realismo.

La línea de televisores LCD Bravia Full HD Serie W posee una calidad
que logra escalar hasta 1080 líneas progresivas para obtener así hasta
el doble de píxeles que un televisor convencional de alta definición, y
crear imágenes mucho más detalladas con colores más vivos y profundos.
Los televisores vienen en 40, 46 y 52 pulgadas de tamaño. Vieyra estimó
que la línea que se venderá más será la de 46 pulgadas.

infobaeprocesional.com