La policía francesa descubrió una estafa contra numerosos bancos parisinos que, en nombre de la lucha contra el terrorismo, entregaron casi 6 millones de dólares a una banda cuyo "cerebro" logró escapar a Israel, informó este miércoles una fuente policial.

Los presuntos estafadores -tres mujeres y dos hombres- pusieron en marcha una operación "fuera de lo normal, totalmente increíble y surrealista", según uno de los investigadores, que, sin embargo, funcionó, y con éxito.

Así, uno de los implicados se presentaba en sucursales bancarias de la región de París y aseguraba ser el "director de un banco internacional" que participaba en la lucha contra el terrorismo en Occidente.

El estafador, perfectamente informado sobre los clientes más ricos de los bancos, aseguraba que "era necesario realizar una limpieza" en "los movimientos de fondos sospechosos" que alimentan las redes terroristas, explicó la fuente policial.

El falso director señalaba que en un futuro próximo, el banco correspondiente recibiría la visita de un agente de la Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE), el contra-espionaje francés, pidiéndoles una cantidad monetaria para infiltrarla en presuntas organizaciones terroristas.

El estafador especificaba que el dinero debería ser en efectivo y pedía a los verdaderos responsables bancarios un total carácter confidencial.

La banda llevó a cabo su "actuación" en una veintena de sucursales bancarias hasta que en julio pasado, una de ellas entregó 417.000 euros en efectivo a la presunta novia del "cerebro" de la operación, que figura entre las dos personas arrestadas el lunes.

A partir de ese momento, la banda puso en marcha una segunda estafa, cuyos términos no fueron precisados por las fuentes policiales, con la que lograron convencer a los directivos de los bancos estafados que ciertas transferencias servían para financiar una red terrorista por lo que tenían que enviarlas rápidamente a otra entidad bancaria si no querían tener problemas con las autoridades.

Con este método lograron "recaudar" casi 6 millones de dólares en cuentas abiertas en Ginebra, Hong Kong y Estonia, que la policía logró recuperar casi por completo, menos 1,2 millones de dólares, que el "cerebro" de la banda cobró y se llevó con él a Israel.
Fuente: AFP