Los gusanos, virus, programas espía y troyanos constituyen todos ejemplos de amenazas que se incluyen dentro de la categoría de software malintencionado o "malware".

 

Existen varias medidas adicionales que se pueden adoptar para combatir estas amenazas aparte de instalar software antivirus en todos los servidores y estaciones de trabajo y configurarlo para que reciba automáticamente actualizaciones de firmas de nuevos virus. La aplicación de las siguientes medidas puede contribuir a reducir la posibilidad de que las redes se infecten con software malintencionado:

Educar a los usuarios sobre cómo detectar archivos adjuntos de correo electrónico sospechosos.

¿Cuándo resulta sospechoso un archivo adjunto de correo electrónico?
Los siguientes tipos de archivos adjuntos son sospechosos:

  • Archivos adjuntos de un remitente desconocido o que no es de confianza
  • Archivos adjuntos inesperados de un amigo, compañero u otra fuente de confianza

Nota:
es una práctica recomendable educar a los usuarios para que descarguen e instalen archivos que provengan únicamente de sitios Web de confianza. Los archivos que se descargan e instalan desde sitios Web que no son de confianza pueden fácilmente contener un gusano o un virus al igual que un archivo adjunto de correo electrónico sospechoso.

¿Qué deben hacer los usuarios cuando reciban un archivo adjunto de correo electrónico sospechoso?
Si un usuario cree que un correo electrónico sospechoso de un remitente de confianza podría ser legítimo, asegúrese de aconsejar al usuario que compruebe la seguridad del correo electrónico, poniéndose incluso en contacto con el remitente antes de abrirlo.
En caso de duda, aconseje a los usuarios que eliminen el mensaje de correo electrónico sospechoso. En la mayoría de los programas de correo electrónico, todos los archivos adjuntos se borrarán directamente junto con el correo electrónico.

 

 


Fuente: Microsoft.com