El segundo operador de telecomunicaciones móviles japonés, KDDI, anunció este lunes que en breve iba a comercializar un nuevo teléfono móvil asociado con un servicio para que los padres puedan seguir a sus hijos en el camino a la escuela.

"Como los padres pueden saber dónde está su hijo, incluido fuera de la escuela, se sienten seguros", explica KDDI en un comunicado.

Aunque la tasa de criminalidad en Japón es muy baja, los padres piden medidas de seguridad reforzadas en las escuelas y alrededores después de varios casos de secuestros o desapariciones que impactaron a la opinión pública.

Los profesores o padres pueden conectarse a un servicio de internet específico (por PC o teléfono móvil) para saber en tiempo real dónde se encuentra un niño.

En los establecimientos donde la recepción de coordenadas GPS (localización por satélite) es difícil, el aparato puede utilizarse para determinar su posición mediante el Bluetooth (tecnología de transmisión sin hilos de proximidad) instalados en las diferentes salas.

Una escuela ha decidido ya instalar este sistema en su centro y otros seguirán su ejemplo, según KDDI.

Varios experimentos con el objetivo de lograr una seguridad similar han tenido lugar ya en Japón.

El competidor de KDDI, NTT DoCoMo, primer operador nipón, probó un sistema utilizando lectores de tarjetas con un ‘chip’ sin contacto instalados en diferentes puntos de paso de los niños (entrada y salida de la escuela, estaciones…) para determinar su localización y alertar a sus tutores.

Fuente: AFP