Pablo Infante y revelan la doble vida de esta nueva sensación del fútbol 0

La Copa del Rey es la competición de futbol más antigua en la historia del balompié español y cuya primera edición, se celebró en 1903. Cada año, 83 equipos de la Primera, Segunda, Segunda B y Tercera División española, se enfrentan a lo largo del año con la intención de alzarse al final del torneo con la Copa.

Es casi un hecho que los ganadores de este certamen, sean los equipos del máximo circuito, dado los recursos y la clase de plantel que poseen, siendo el FC Barcelona el que más títulos posee, con 25, seguido del Athletic de Bilbao y Real Madrid con 23 y 18 respectivamente.

Pero en este deporte no hay nada escrito, y hemos sido testigos de historias tipo cuento de hadas, estilo “La Cenicienta”, de aquel club por el que nadie daba nada y que terminó sorprendiendo a todo el mundo.

Esto sucedió en la temporada 2009-2010 con el Agrupación Deportiva Alcorcón, conjunto madrileño que, en aquel entonces, militaba en la Segunda División B de España, que fue fundado en 1971 y que orquestó el llamado “alcorconazo”, cuando este conjunto, lejos de tener mucho dinero y grandes estrellas en su plantilla, goleó en casa cuatro por cero al Real Madrid en el partido de vuelta, los “galácticos” ganaron por la mínima diferencia, por lo que los merengues quedaron eliminados en los dieciseisavos de final.

Este año la hazaña del Alcorcón parece que ha sido imitada por el Mirandés, club deportivo de la provincia de Burgos que compite en la Segunda División B y que este año, ha sido la sorpresa al avanzar sin problemas hasta los octavos de final de la Copa del Rey, dejando atrás a uno de los equipos de mayor prestigio de la Liga BBVA, el Villarreal.

Uno de los artífices del éxito del club, que ha sido apodado como el “Mata gigantes”, es Pablo Infante, delantero titular de los “jabatos”. Este hombre es oriundo de Burgos, nació el 20 de marzo de 1980 y hasta el momento, es el máximo goleador del equipo con cinco anotaciones. Inició su carrera futbolística en 1999 con el Racing Lermeño, equipo de la Tercera División, categoría en la que permaneció hasta el 2009, año en el que fichó por el Mirandés.

Infante es un goleador nato que hasta el momento, suma 15 tantos en su liga y como dice impre.com, ha superado a figuras como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo al convertirse en la máxima figura de lo que va de la Copa del Rey, algo extraordinario para un hombre que al no jugar en la máxima categoría, tiene que dividirse entre el futbol y una profesión para ganarse el pan.

El goleador dio una entrevista al diario deportivo español As, en donde comparte algunos aspectos de su otra mitad de vida, que es muy distinta a la de los pantaloncillos cortos, medias y tacos. El participar con el Mirandés en una división inferior, le permite a Pablo Infante trabajar por las mañanas como banquero en una sucursal a 50 kilómetros de la ciudad.

Durante el día, el futbolista se dedica a arreglar problemas de hipotecas y cuentas; regresa a Miranda después de las tres de la tarde para poder ir a entrenar con el equipo de la localidad y jugar por las noches, lo que le da poco tiempo para descansar. Aún así, no cambiaría nada en su vida, pues contar con un empleo “es un privilegio” en estos tiempos y además, puede darse el lujo de hacer lo que quiere.

“En esta vida hay que perseguir la felicidad. Estoy muy a gusto en el trabajo donde estoy. Me siento apreciado y en este club también me siento muy valorado. Esa simbiosis hace que pueda compaginar las dos cosas y me siento muy bien”, agregó.

A Infante le espera una gran prueba el próximo martes en el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, cuando reciban en casa al Espanyol de Barcelona, quienes en la ida, obtuvieron un apretado triunfo por tres goles a dos. La remontada y la voltereta quizá estén en los botines de este jugador, que si lo logra, tanto él como el Mirandés habrán escrito historia.