Actualidad

Con el corazón roto y el bolsillo vacío

Una agencia de romances virtuales se ha visto inmersa en un escándalo judicial a raíz de que muchos de sus usuarios se dieron cuenta que la empresa había venido utilizando técnicas fraudulentas para obligarlos a renovar sus inscripciones electrónicas o a contratar paquetes de servicios extra, supuestamente para mantener contentos a sus enamorados virtuales, quienes terminaron siendo mucho más cibernéticos de lo que jamás pensaron, cuando se descubrió que muchos de los e-mails románticos que recibían eran enviados por los propios empleados de la compañía.

Conseguir una pareja es un asunto delicado (y complicado) tanto dentro como fuera de la red, es por eso que existen sitios especializados que permiten a sus usuarios ligar con otras personas a fin de conseguir citas románticas y/o entablar relaciones afectivas de cualquier tipo. Hace algunos días estalló en Estados Unidos un escándalo en torno a una de estas agencias de romances virtuales, la cual se enfrenta a un sinnúmero de demandas y de usuarios iracundos, cuando se descubrió que incitaban a sus miembros a renovar sus suscripciones y a adquirir paquetes de servicios adicionales mediante correos electrónicos falsos, que de forma muy romántica habían sido enviados por los propios empleados de la compañía.

Match.com, la empresa acusada de estafar a miles de usuarios, es una unidad de IAC/Interactive y ha sido acusada reiteradamente ante un juzgado federal estadounidense, alegando que algunas veces incluso el personal de Match.com acudía a citas falsas con los suscriptores para promover actividades de mercadeo. H. Scott Leviant, abogado del despacho Arias, Ozzello & Gignac LLP, que lleva el caso mencionó que “esta no es sólo una práctica fraudulenta y deshonesta, sino que a destruido las ilusiones de cientos de usuarios, para quienes Internet es su único vínculo con el mundo real”. "Match hacía alarde de avanzadas políticas de seguridad y altos valores de honestidad para proteger a sus miembros, pero se ha descubierto que ellos mismos estaban utilizando su propia base de datos de consumidores de manera fraudulenta", comentó el abogado.

Aunque la compañía acusada no ha hecho ningún anuncio oficial ya que el juicio está aun pendiente, Kristine Nelly, portavoz de Match.com señaló que la compañía niega absolutamente los cargos en su contra, y que jamás han utilizado empleados u otras personas para asistir a citas con sus suscriptores, mucho menos para enviar mails engañosos o que expresaran algún interés romántico ficticio. “Nuestra empresa tiene más de 15 millones de usuarios alrededor del mundo y contamos con una planta de cerca de 250 empleados, es matemáticamente imposible que tengamos un empleado para cada cita”.

Otra empresa que se ha visto envuelta en este tipo de escándalos es Yahoo, quien ha sido acusada hace pocos días de alterar los perfiles personales de sus usuarios, para que correspondan “convenientemente” a los de sus compañeros de cita, dentro de su página Web de contactos, además suscribiendo a sus usuarios solteros a servicios que no habían solicitado. Aunque Yahoo no ha comentado el hecho, las miles de denuncias que descansan en los tribunales al respecto esperan obtener el estado legal de “Demanda Popular”, en un momento en que la industria de las citas por Internet llega a un período álgido, que podría comprometer su futuro, aunque muchos creen que el “gran negocio” que representan las agencias de citas no sufrirá mayores contratiempos con estos problemas.

Las últimas cifra señalan que sólo los consumidores estadounidenses desembolsaron más de 245 millones de dólares en servicios de citas y de anuncios personales en la primera mitad de 2005, casi un 7,6 por ciento más que el año pasado, de acuerdo con la Asociación de Editores en Internet. La competencia entre los servicios de citas en Internet es feroz, algunos sitios Web están “ampliando” sus servicios para ofrecer ventajas y servicios exóticos, como extensos cuestionarios, que permitan relacionarse directamente con personas que tengan temperamentos, gustos y puntos de vista similares y que compartan deseos e inclinaciones sexuales análogas.

Con el corazón roto y el bolsillo vacío
Autor: Freddy E. Molina, http://www.pc-news.com