El colectivo Hacktivistas.net en colaboración con la editorial Traficantes de Sueños y el periódico Diagonal han presentado el “Manual de Desobediencia a la Ley Sinde“. En él se explican las directrices básicas para “evitar la censura” que supone la polémica norma antidescargas para cerrar páginas con enlaces.

Aún no ha entrado en vigor y ya surgen las primeras alternativas para que la Ley Sinde no cumpla su objetivo saltando por encima de los derechos de los ciudadanos. Aprobada con el apoyo del PSOE, PP y CiU, la ley según el colectivo responsable del manual parece “creada con el objetivo de poder saltarse la legalidad vigente”. Efectivamente, según la legalidad actual, tal y como han demostrados numerosas resoluciones judiciales, las webs de enlaces son perfectamente legales.

“Las sentencias hasta la fecha dejaban claro que no había un delito penal en enlazar material con copyright, y por esa razón han creado un mecanismo administrativo que se salte el poder judicial”, explican. Además califican la ley como “inútil” y que “abre el camino a la censura administrativa y a la vulneración de derechos fundamentales en Internet”. “Esta ley nace muerta”, afirman los creadores de este manual.

“Con este manual sólo queremos facilitar el cambio. Internautas y webmasters encontrarán en este manual los métodos que consideramos más útiles y sencillos de esquivar la ley o sus mecanismos de control”, señalan sus creadores, que facilitan el aprendizaje del uso de “herramientas que ya estaban disponibles antes de que comenzarán a redactar la ley”.

“Nos obligan a desobedecer la ley y a saltarnos sus mecanismos de control. En vez de promover la cultura, ilegalizan a quienes están dispuestos a crearla y promoverla. Mientras ellos crean comisiones de censura, nosotras y nosotros “rippeamos”, subtitulamos, traducimos y compartimos. Nos han convertido en delincuentes. Actuemos como tal. Detengamos la máquina”, reclaman desde el comprometido colectivo en declaraciones a diferentes medios.

La guía completa se puede conseguir a través de la web de la editorial Traficantes de Sueños y a través del periódico Diagonal.

Via: adslzone.net