sillas de oficina
Para nadie es un secreto que la tecnología en el trabajo nos ha dejado sentados en una silla por mas de 8 horas diarias, de hecho pasamos mas tiempo sentados que de pie o acostados, por esta razón es preciso escoger la mejor silla según tus necesidades.

Un amigo dueño de una empresa que fabrica muebles de oficina, me explico como las sillas son símbolo mas que un objeto de uso en una empresa, si tu rango es bajo tu silla será pequeña con pocas funciones, pero si eres gerente parecerá que estas sentado en una nave espacial.

El escoger la mejor silla de oficina para tus empleados es fundamental pues en ella pasaran la mayor parte del tiempo y su comodidad afectara directamente su atención e interés.

Como escoger las mejores sillas para tu oficina

También hay que tener en cuenta la actividad que realiza la persona pues ella determinara la altura del asiento o si la silla debería tener ruedas o no, si es un trabajo frente a un computador lo mejor, desde mi punto de vista es una silla con ruedas, altura graduable, espaldar graduable, sin brazos y en lo posible con un espaldar flexible, que pueda inclinarse con el peso de la persona, cuando me encuentro una silla de oficina que no tiene el espaldar flexible siento que estoy en la banca del parque.

¿Cómo es una buena silla de oficina?

Por eso a la hora de adquirir tu silla para la oficina debes tener en cuenta de que es muy importante que sea ergonómica, permitiendo que sea ajustable, tenga un buen apoyo lumbar, que el respaldar sea lo suficientemente alto como para dar reposo a la espalda y al cuello, que tenga un asiento suficientemente ancho, es preferible elegir una silla con reposabrazos para poder evitar la recarga muscular, y selecciona aquella que sea giratoria.

La anchura o profundidad del asiento es importante porque te da la distancia necesaria a la mesa y por tanto al ordenador que estés utilizando en ese momento.

En cuanto al apoyo lumbar, se prestará mayor atención al apoyo en la zona baja de la espalda porque es ahí donde comienzan los problemas lumbares, en este sentido si se apoya correctamente no debe darte ningún problema. Una forma fácil de averiguarlo es comprobar que no te obliga a trabajar encorvado.

Las sillas ergonómicas suelen incluir respaldos anchos, es decir no te interesa tener un respaldar de silla en el que sobresalga tu espalda.

Todo esto es o debe ser regulable, básicamente porque no todo el mundo tiene la misma complexión, no todo el mundo mide lo mismo.

Es bastante útil tener en cuenta esta información a la hora de adquirir una silla de oficina, porque te ahorrará dinero y dolor. Además de conseguir hacer mucho más cómodo tu trabajo.

Elegir una silla con estas características que van dirigidas a proteger la salud de los empleados es una genial idea para los empleados como para los empresarios o los jefes. El precio suele ser algo superior que las normales, pero realmente merece la pena.

El mercado ofrece una gran variedad de todo tipo de sillas de oficina, saber cual escoger es muy fácil con tanta diversidad, una silla cómoda se reconoce inmediatamente y sin duda una silla adecuada será una buena aliada de tu trabajo y tu salud.