Cómo hacer Curiosidades y Artículos

Cómo controlar las hormigas sin usar venenos

hormigas control

Las hormigas suelen representar una plaga para el hogar. No son dañinas, pero sí muy molestas. Sin embargo no deben preocuparnos, pues existen algunos repelentes naturales que las mantendrán lejos de las encimeras de la cocina, la despensa y otras áreas donde se ven atraídas por la presencia de alimentos.

Como primer paso, hay que tratar de impedir que las hormigas entren en casa. Use menos fertilizantes y pesticidas químicos en el césped y el jardín. Éstos desequilibran el entorno biológico del terreno. El suelo y las plantas estresadas atraen a las hormigas. Muchas especies se alimentan del néctar sorbido por los pulgones de las plantas. Si se combaten los pulgones y otros áfidos, también tendremos menos hormigas en el jardín.
La hierbabuena, el tanaceto o hierba de San Marcos y el poleo menta parecen repeler a las hormigas. Plántelas cerca de la casa para mantenerlas a raya. Las hormigas rojas en particular detestan el helecho dulce.

Puede preparar una receta muy sencilla para repeler hormigas, añadiendo en una botella con 250 cm3 de jabón para las manos, 30 ml de esencia de cada una de estas hierbas: citronella, poleo menta, menta, canela, rosa y aceite de té. Mezcle todo y diluya tres cucharadas soperas del preparado en dos tazas de agua. Rocíe la dilución en los lugares de su casa donde encuentre hormigas. Esta fórmula es útil para lavar las encimeras de la cocina, pero para este uso debe diluir sólo media cucharada sopera del preparado madre en dos tazas de agua.

Si encuentra hormigas en los cestos de la basura, rocíelos también con la primera dilución. Cuando vea hormigueros cerca de su casa, eche agua hirviendo dentro.

Una vez que las hormigas han entrado en la casa, se deberán tomar otras medidas. Distribuya hojas de poleo menta, tanaceto y menta sobre las superficies donde encuentre hormigas. Estas plantas sirven como “disuasorio”. También son útiles las hojas de laurel partidas en trozos pequeños.

Otra mezcla útil para repeler hormigas es la siguiente: 1 taza de agua, ¼ de taza + 1 cucharada sopera de salsa picante tipo chili o tabasco, ¼ de taza de jabón líquido y 1 cucharada de té de esencia de hierbabuena o menta. Ponga la mezcla en una botella para espray y rocíe los sitios por donde vea que las hormigas entran en la casa.

Lavar las encimeras con partes iguales de vinagre y agua también sirve como repelente de hormigas. Otro excelente remedio son los clavos de olor o la pimienta molidos y espolvoreados por donde se vean hormigas. Estos insectos odian ambas especias, y no volverán a pasar por los sitios donde las encuentren.

Si por algún motivo no le conviene usar estas especias, puede colocar papel atrapamoscas en áreas estratégicas para atrapar a las hormigas que circulen por la casa.

Uno de los repelentes para hormigas más curiosos que existen son las cáscaras de huevo partidas. Le servirán para evitar que estos insectos invadan los estantes de la despensa.

Por último, limpie todos los restos de alimentos cuando acabe de comer, ya que las migajas son el mayor atractivo para las hormigas.