Que es Mesotelioma ( mesothelioma )

Que es Mesotelioma. ( mesothelioma )

Aquí trataremos sobre este tipo de enfermedad, (Mesothelioma o Mesothelioma) como se contrae, sintomas, sus fases y medidas para poder enfrentarlo.

El Mesotelioma  es una enfermedad caracterizada por la presencia de células malignas en la pleura (una membrana fina que reviste la cavidad torácica y cubre los pulmones) o en el peritoneo (membrana que reviste el abdomen y cubre a la mayoría de los órganos abdominales).
El mesotelioma es un cáncer agresivo que afecta el revestimiento de la membrana de los pulmones y el abdomen.
El mesotelioma no maligno es un tumor localizado, raro, que no parece estar relacionado con una exposición previa a asbesto* u otras substancias, y que es más frecuente en los hombres que en las mujeres.

El mesotelioma maligno es un tumor difuso más frecuente en los hombres que en las mujeres; la exposición a asbesto* es un importante factor de riesgo para contraer esta enfermedad. El período que hay entre la exposición a asbesto y el inicio de los síntomas puede variar de 20 a 40 años. Aproximadamente el 7% de los trabajadores expuestos a asbesto desarrollan esta enfermedad.

Hay tres tipos patológicos principales de mesotelioma ( mesothelioma):

Tipo epitelial: el tipo epitelial representa el 50% al 70% de personas diagnosticadas de mesotelioma y es el que tiene el mejor pronóstico, ya que crece lentamente y es más probable que responda al tratamiento.

Tipo sarcomatoide: el tipo sarcomatoide supone el 7% al 20% de personas diagnosticadas con mesotelioma y tiene un peor pronóstico.

Tipo mixto: el tipo mixto supone el 20% al 35% de personas diagnosticadas de mesotelioma y contiene tanto los tipos epitelial como sarcomatoide. Este tipo de mesotelioma tiene un pronóstico intermedio.

que es el mesothelioma - mesoteliomaA pesar de que este cáncer tiene un pronóstico de vida muy bajo, hay personas que tienen historias muy alentadoras. Cada paciente que está ganándole la batalla a esta enfermedad tiene una historia diferente y maneras distintas de ver su vida. Lo único en común que tienen todas estas personas y sus historias es que tienen algo positivo para aprender.

Qué es el asbesto (Amianto)

El asbesto, nombres derivados del latín y del griego respectivamente, es una fibra mineral natural sedosa que por sus propiedades físico-químicas (alta resistencia mecánica y a la temperatura, aislante, durabilidad y flexibilidad), su abundancia en la naturaleza y, sobre todo, su bajo costo, ha sido largamente utilizado en la industria. El asbesto se encuentra principalmente en rocas compuestas por silicatos hidratados de magnesio.
El asbesto se encuentra abundantemente en la naturaleza en dos formas; serpentinas (asbesto blanco) y anfibolita (asbesto café, azul y otros). La primera forma (serpentina) corresponde a más del 95% de todas las manifestaciones geológicas en el planeta.
Entre las enfermedades relacionadas con él están la asbestosis (enfermedad crónica pulmonar de origen ocupacional), los cánceres de pulmón y del tracto gastrointestinal y el mesotelioma, que puede afectar tanto a la pleura como al peritoneo
* El asbesto, es un material constituído por haces de fibras extremadamente finas y largas, fácilmente separables unas de otras, con tendencia a producir un polvo compuesto por partículas muy finas que flotan en el aire; al ser inhaladas, esas partículas pueden llegar a los pulmones, donde afectan a las células y aumentan el riesgo de contraer cáncer de pulmón. La enfermedad puede presentarse en trabajadores que están expuestos a aspirar grandes cantidades de asbesto; la enfermedad se presenta de 3 a 4 veces más frecuentemente en personas expuestas al asbesto que en las que nunca han estado expuestas a él. La exposición a asbesto se encuentra en trabajadores de la construcción naval, empresas mineras, fabricación de asbesto y de aislantes térmicos, y reparación de frenos. El riesgo de contraer cáncer de pulmones aumenta todavía más entre los que, además de aspirar asbesto, fuman. Todos los trabajadores que estén en contacto con asbesto deben usar equipos de seguridad industrial y seguir las buenas prácticas de trabajo de la empresa, así como los procedimientos de seguridad recomendados.

  • Tabaco: fumar por sí mismo no aumenta el riesgo de mesotelioma, pero la combinación de fumar y la exposición al amianto aumentan considerablemente el riesgo de ciertos tipos de cáncer de pulmón.
  • Exposición a radiaciones: la exposición a la radiación puede causar mesotelioma.
  • Exposición a zeolita: la exposición a un tipo de mineral llamado zeolita puede causar mesotelioma.
  • Infección: la infección por ciertos virus, como el virus de los simios 40 (SV40), puede estar asociada a mesotelioma, aunque esta relación no ha sido totalmente demostrada.

Aunque algunos casos de mesotelioma ocurren sin factores de riesgo conocidos, la mayoría de los casos de mesotelioma pueden ser atribuidos al asbesto o a la exposición química. Por lo tanto, es importante llevar siempre un equipo protector cuando se trabaja con el asbesto.

Exposición al amianto: entre el 70% a 80% de los pacientes diagnosticados con mesotelioma tienen un historial de exposición al amianto en el trabajo. El asbesto es un grupo de minerales naturales que se encuentran en la naturaleza. Debido a sus fibras fuertes y flexibles, el asbesto era comúnmente añadido al cemento, aislamiento, tejas y otros productos. Las personas implicadas en la fabricación de productos que contengan amianto o en su instalación y mantenimiento pueden respirar o tragar fibras de amianto. Estas fibras también pueden ser transportadas en forma de polvo de asbesto en la ropa o artículos personales, pudiendo exponer a los familiares de los trabajadores a niveles potencialmente elevados de este mineral.

Principales señales y síntomas

Los síntomas del cáncer de mesotelioma son bastante leves en sus etapas iniciales y por eso muy pocas personas tienen la capacidad de notarlos. Adicionalmente, muchas personas no llegan a sentir síntomas sino hasta el momento en que la enfermedad está en sus etapas más avanzada. Fatiga y un poco de dolor alrededor del tumor son algunos de los síntomas iniciales. El cáncer de mesotelioma maligno en sus estados más avanzados puede crear síntomas más notables que provocan la visita a un doctor. Estos síntomas incluyen pero no son limitados a respiración bastante corta, dolor crónico en donde se localiza el tumor, pérdida de peso y retención de líquido. Terapias efectivas pueden llegar a aliviar estos síntomas y en algunos casos terapias como la pleurodesis pueden llegar a prevenir que los síntomas vuelvan a aparecer.

El mesotelioma presenta señales y síntomas que son comunes a otras enfermedades respiratorias. Por eso, es muy importante conocer la historia clínica del paciente, así como sus antecedentes de exposición al asbesto. A menudo, los síntomas de mesotelioma pueden no aparecer hasta años o incluso décadas después de la exposición al amianto. Si usted está preocupado acerca de un síntoma de esta lista, por favor hable con su médico.

Los principales síntomas y señales son:
Tos continua y seca
    • Tos con sangrado (hemoptisis)
    • Respiración corta
    • Dolor en el área de las costillas o en la parte baja de la espalda
    • Respiración dolorosa
    • Desarrollo de bultos debajo de la piel en la zona del pecho
    • Dificultad para respirar
    • Sudado nocturno o fiebre
    • Pérdida de peso inexplicable
    • Fatiga

Si el mesotelioma está presente en el área pulmonar (mesotelioma pleural), los síntomas pueden incluir:
• Dificultad respiratoria, causada por la acumulación de líquido en la pleura procedente del tumor, o debido al crecimiento del tamaño del tumor, que limita la cantidad de espacio en tórax para que los pulmones se expandan
• Dolor torácico
Si el mesotelioma está presente en el área abdominal (mesotelioma peritoneal), los síntomas pueden incluir:
• Dolor abdominal
• Hinchazón abdominal (por acúmulo de líquido en el peritoneo)
• Obstrucción intestinal

DIAGNÓSTICO DE LA ENFERMEDAD

El diagnóstico del Mesothelioma maligno empieza con la aparición de síntomas que motivan al paciente a buscar asistencia médica. Durante la consulta, el médico debe informarse sobre sus antecedentes personales y de trabajo importantes, pues ese conocimiento puede orientarlo en el diagnóstico.
Después de hacer la historia clínica y un examen físico detallados, se harán exámenes complementarios, como son:

Prueba de la función pulmonar: Este es un examen en el cual se pide al paciente respirar en un aparato que indica si el paciente tiene alguna alteración respiratoria como, por ejemplo, una restricción de cualquier tipo.

Radiografía de tórax: Esta prueba puede mostrar la existencia de alguna lesión en los pulmones o en la pleura.

Tomografía computarizada de tórax: Puede mostrar con mayor detalle que la radiografía el interior del cuerpo, y buscar lesiones que puedan pertenecer a una enfermedad maligna.

Biopsia de pleura: Consiste en extraer por medio de una aguja fragmentos de pleura o de peritoneo, que posteriormente serán analizados por un patólogo en busca de células cancerosas.

Toracoscopia: Es un procedimiento invasivo, en el cual se hace una pequeña incisión entre dos costillas y se introduce un toracoscopio, para observar el interior del tórax.

Laparoscopia: Es un procedimiento invasivo, durante el cual se hace una pequeña incisión en el abdomen y se introduce un aparato laparoscópico para hacer observaciones en el interior de éste.

Toracotomía: Otro procedimiento invasivo, durante el cual se hace una incisión mayor en el tórax, a fin de observar la presencia de la enfermedad en su interior.

Laparotomía: Procedimiento invasivo que por medio de una incisión mayor en el abdomen observa el interior de éste en busca de la enfermedad.

Broncoscopio: Procedimiento que se utiliza para observar las vías aéreas superiores e inferiores. Para ello se utiliza un broncoscopio, que se pasa por la parte posterior de la nariz, la boca, las cuerdas vocales, la tráquea y los bronquios. Este aparato se usa también para extraer muestras de tejidos sospechosos de estar enfermos, a fin de hacerles una biopsia.

Citología: Es un examen realizado por el patólogo, quien por medio de un microscopio observa las células de tejidos y de líquidos de las muestras tomadas.

Estado de la enfermedad

Conocer el estado de la enfermedad es muy importante, pues es lo que define el tratamiento que se va a dar al paciente. La importancia reside en la necesidad de saber si la enfermedad está localizada o si se encuentra diseminada.
Para conocer el estado de la enfermedad se hacen algunos exámenes complementarios, como son:
Radiografía del tórax: Con esto se puede ver si hay alguna lesión en los pulmones o en la pleura.
Tomografía computarizada: Es un procedimiento que aunque también utiliza rayos X, proporciona imágenes del interior del cuerpo mucho más detalladas que una radiografía normal. En algunos casos se utiliza un medio de contraste administrado por la vena, con el fin de hacer destacar los órganos que están siendo estudiados.
Resonancia magnética: Es un procedimiento aún más sofisticado que utiliza un campo magnético para mostrar imágenes del interior del cuerpo. Es un medio útil también para estudiar el sistema nervioso y los vasos sanguíneos.
Para calificar el estadío del mesotelioma existe una escala que va del 1 al 4:

• Estadío I: La enfermedad está localizada en la pleura parietal, por ejemplo, en la pleura del miso lado, en el pulmón, el pericardio o el diafragma.

• Estadío II: Es el Estadío 1 más la invasión de algunos ganglios linfáticos intratorácicos

• Estadío III: La enfermedad ha atacado la pared torácica, el mediastino, el corazón o el peritoneo, pero no los ganglios linfáticos extratorácicos o contralaterales.

• Estadío IV: La enfermedad está diseminada por el cuerpo, con metástasis a distancia.

Aqui puede ver esta tabla sobre las fases, click para ampliar:

fases del mesothelioma

Clic para ampliar

Tipo de tratamiento de Mesothelioma

Cirugía

El tratamiento quirúrgico del mesotelioma está indicado cuando la enfermedad está localizada y, en casos más avanzados, como tratamiento paliativo.
Tipos de cirugía:
• Cirugía local: retira el cáncer y parte del tejido que lo rodea, creando así un margen de seguridad.
• Pleurectomía. Es la remoción de la pleura que reviste a los pulmones y la que cubre el tórax.
• Neumonectomía extrapleural. Operación que consiste en retirar el pulmón completo y parte del revestimiento del tórax, del diafragma y del pericardio.
• Pleurodesia. Es un procedimiento que utiliza substancias químicas o medicamentos para crear una adhesión entre las capas que forman la pleura, lo cual sirve para inhibir la producción anormal de líquido pleural que la enfermedad provoca.

Radioterapia

Es un tratamiento que utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas e impedir su crecimiento. La radioterapia es externa, cuando la irradiación parte de una fuente que está fuera del cuerpo; e interna cuando la fuente de irradiación está dentro del cuerpo, cerca de la lesión. La forma de administración de la radioterapia depende del tipo de cáncer y del estadio de la enfermedad. La radioterapia puede ser utilizada de manera aislada, o combinada con cirugía y con quimioterapia.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento que utiliza medicamentos extremadamente potentes para destruir, controlar e inhibir el crecimiento de las células enfermas. Estas drogas pueden ser suministradas por vía oral o intravenosa. El período de administración de la quimioterapia es variable, y está seguido por un tiempo de descanso que permite al organismo recuperarse de los efectos colaterales que puedan presentarse. El número de ciclos de quimioterapia a administrar está relacionado con el tipo y el estadío de la enfermedad. Como la quimioterpía actúa sobre el organismo de forma sistémica, los medicamentos pueden también afectar a las células sanas del cuerpo responsables de la defensa del organismo; algunos de los efectos colaterales que causa pueden ser controlados con medicamentos. Converse con su médico para que le aclare todas sus dudas.

Efectos colaterales del tratamiento

Durante el tratamiento de un cáncer pueden aparecer algunos efectos colaterales. que dependen del tipo de tratamiento que está siendo aplicado, de la persona que lo recibe, de la dosis de medicamento (en el caso de quimioterapia), y de la radiación (en caso de radioterapia). Algunas orientaciones pueden ayudarlo en estos casos.
Durante la quimioterapia:
• Consuma pequeñas cantidades de comida, varias veces al día.
• Evite las comidas grasosas y fritas.
• Beba líquidos como jugos de frutas varias veces al día.
• Evite las bebidas gaseosas.
• Evite los olores fuertes con el humo, los perfumes, las frituras, los condimentos, las pinturas, etc.
• En caso de que tenga vómitos, consulte a su médico; lo mismo, cuando se le haya terminado la medicina antiemética.
Durante la radioterapia:
• Lave siempre la piel con jabón neutro y agua tibia.
• No use pomadas ni cremas en la piel, excepto las que el médico le recomiende.
• No use ropa apretada.
• No restriegue ni rasque la piel de la región irradiada.
• Proteja la piel de los rayos solares.
La preocupación por la calidad de vida de los pacientes ha favorecido el desarrollo de medicamentos capaces de combatir los síntomas de cáncer, y así reducir los posibles efectos colaterales durante el tratamiento. De todas formas, dichos efectos pueden presentarse y es muy importante estar preparados para ello.

Sobre

diginota

Tu Nota Digital, Revista on-line, Internet y tecnologías con los trucos y Notas insólitas, extrañas y mucho mas...
Este cuadro no quiere decir que diginota es el autor de los post es sencillamente el autor de Diginota.com.
Sigueme la pista
en: Twitter
En Google+
Facebook