Aconseja a los jóvenes qué deben comer para que “el semen tenga buen sabor”

   Aconseja a los jóvenes qué deben comer para que el semen tenga buen sabor El Ayuntamiento de Palma aconseja a los jóvenes la ingesta de una serie de alimentos «para que cambien el gusto y el olor de sus genitales y de sus fluidos». Entre ellos están «el apio, el kiwi, la piña, la fresa, la canela» y, en general, «la dieta vegetariana». Por contra, desaconseja «el brócoli, los alimentos salados; los de base alcalina, como la carne y el pescado; los productos lácteos; el café; los espárragos; el tabaco; el alcohol; y otras drogas como la cocaína».

Estas y otras sugerencias las realiza el Ayuntamiento de Palma en un manual que está repartiendo por todos los colegios de Palma. En total, ya están en la calle 3.000 ejemplares de esta publicación que facilita además a los adolescentes acomplejados por el tamaño de su pene, una terna de soluciones. La primera, «la misma que emplean los actores porno: afeitarse el vello púbico para que parezca más grande». En segundo lugar, la Regiduría de Educación y Juventud insta a los chicos a «mirarse el pene siempre de abajo arriba y nunca al revés». El motivo es que, al parecer, «si se mira en sentido contrario, se produce un efecto engañoso».

El último de los consejos dirigido a quienes estén obsesionados con el tamaño de su miembro viril pasa por «adelgazar si se tiene barriga o unos kilos de más». El Ayuntamiento de Palma explica que «el pene no engorda como el resto del cuerpo» y, por tanto, si se está más delgado, «el contraste (del pene) con el cuerpo es menor». Asimismo alienta a quienes, aún así, continúen preocupados por las dimensiones de su órgano sexual: «La práctica mayoría de las mujeres prefiere la comodidad de un pene estándar combinado con una pareja que lo sepa utilizar como uno grande».

Pero la lista de sugerencias sexuales no termina ahí. Según este manual, popularmente conocido ya como Guía Durán, en honor al teniente de alcalde que la ha promovido, Rafael Durán, «la sexualidad es cosa de dos (o más)».

Advierte a las jóvenes de que «por una vagina cabe cualquier tipo de pene». Y vertebra esta teoría en que «si por ella pasa la cabeza de un bebé en el momento del parto, no hay ningún miembro viril que alcance este grosor».

Los trucos del porno

Uno de los apartados de este manual se centra exclusivamente en explicar a los jóvenes las claves de «la magia y el encanto del cine pornográfico». «Los trucos empleados por los pornostars son los anillos que se colocan en la base del pene, las bombas de vacío y el afeitado del vello púbico», explica la Guía Durán. El Consistorio palmesano ilustra también a los chicos sobre los diferentes sinónimos que pueden utilizar para referirse a su órgano sexual «de una forma más divertida». En este sentido, propone como alternativas a la palabra pene, las de «longaniza, tranca, butifarra, plátano o pito». Pero también las de «trompa, cigala o pistola». Después de ofrecer a los receptores de la guía municipal los consejos citados, el Consistorio popular recuerda las dimensiones «medias» que suelen tener los órganos sexuales masculinos de los españoles. Cort recurre a «un estudio de la Asociación Española de Andrología publicado en febrero de 2001» en el que «se establece que la longitud media del pene en erección es de 13,5 centímetros, correspondientes a un diámetro de 3,82». Por contra, «un pene sin erección, fláccido, tiene aproximadamente unos 7,7 centímetros de longitud por 2,5 de diámetro».

Este estudio, prosigue la guía de educación sexual, «se ha basado en 582 hombres de raza caucásica y de edades comprendidas entre los 22 y los 75 años». No obstante, el Consistorio tranquiliza a todos aquellos adolescentes que no se encuentren comprendidos entre las medidas antes señaladas recordando que «las diferencias entre unos penes y otros no tienen nada que ver con el placer que se puede obtener con ellos». Así, distingue la guía entre «penes ladeados» y «penes arqueados».

«Tengan la forma que tengan», destaca la información municipal, «disfrutarás exactamente lo mismo» ya que «para sentir sólo necesitas dos cosas: el cerebro y la piel». «Un pene grande nos puede llamar la atención pero no es necesario para gozar con el sexo», concluye.

Las calorías del semen

El manual de educación sexual editado por el Ayuntamiento de Palma también ofrece información nutricional sobre el semen. Según la Guía Durán, este fluido «tiene entre 5 y 15 calorías por eyaculación».

Y añade, en un apartado dedicado única y exclusivamente al semen, que «está formado por fructosa, proteínas, encimas, ácido cítrico, ácido ascórbico, sustancias alcalinas, un poco de zinc, un poco de hierro y entre 200 y 500 espermatozoides (por eyaculación)».

Asimismo, la guía de educación sexual describe que el semen «es de color blanco» y añade que «su consistencia y su color pueden variar: unas veces es más limpio y fluido y otras más viscoso y pálido». Entre los «factores que influyen en el color y en la consistencia» la Guía Durán cita, entre otros, «el tiempo que transcurre desde la última eyaculación». En este sentido, «cuanto más tiempo haya pasado, más espeso y grumoso será».

El resto de los «factores» son «el estado de ánimo»; «la dieta y la hidratación»; «el ejercicio físico»; «la edad»; así como «algunas prendas de ropa ajustadas, como los vaqueros, que pueden alterar la temperatura de los testículos, que son la fábrica de los espermatozoides». Otro de los elementos que influyen en el «color y la consistencia» de este fluido es «la medida del orificio de la uretra».

Así, según la guía municipal, «cuanto más joven, más pequeño es el orificio y, por tanto, más potente es la eyaculación». Y apostilla esta publicación que «en los países industrializados la cantidad de semen disminuye un 1% cada año».

«La cantidad de este fluido eyaculado depende del estado de salud, la alimentación y la actividad sexual de cada hombre», prosigue el manual. «Para concretar, diremos que entre dos y cinco mililitros (para entendernos, una cucharada mediana)». También se refiere la Guía Durán al pH del semen, que oscila «entre seis y nueve».

El máximo responsable de esta iniciativa, que nació para solventar «las preguntas más frecuentes» de los jóvenes en materia sexual, ha admitido tímidamente que el contenido no es el adecuado. «Reconozco que se nos han ido de la mano algunas frases, sobre todo la de que la sexualidad es una cosa de dos (o más)», confiesa Durán. «Estas y otras expresiones pueden ser incorrectas si se sacan de contexto», añade. Por su parte, la alcaldesa intenta zanjar la polémica argumentando que se trata de «una herramienta para educadores». Catalina Cirer obvia que en la rueda de prensa en la que se presentó la polémica guía se anunció que va dirigida a «jóvenes de entre 15 y 35 años» y que en la introducción de la misma, elaborada por Sexconsulta se especifica que el destinatario de la misma es el «colectivo joven de Palma».

Los alargamientos

Precisamente a este colectivo, la Guía Durán le ilustra también sobre las diferentes fórmulas existentes en el mercado para aumentar el tamaño del pene. Según el Consistorio que dirige Catalina Cirer, la primera opción es la denominada «faloplastia». Se trata, según el manual municipal, de una «cirugía muy solicitada y relativamente peligrosa». «Como mucho aumenta la longitud del pene en reposo, pero no en erección», prosigue.

Alerta de que «en la práctica de esta intervención se cometen muchos errores» y precisa que «sólo se lleva a cabo en casos contados y necesarios, como el de las personas que tienen un micropene».

La otra alternativa que describe Cort es la del «uso de pesos o ejercicios». Y advierte de que «ponerse pesos en los testículos o en el pene, o estirarlos con ejercicios diversos puede provocar lesiones importantes y no lo alarga». «Esto no es ningún juego», apostilla. Y la tercera posibilidad que en estos momentos se encuentra en el mercado, según el Ayuntamiento de Palma, pasa por «el uso de ciertas plantas medicinales». «Tampoco son un remedio milagroso», subraya la guía Sexconsulta.

La publicación aborda también otro tipo de cuestiones como las diferentes partes que componen los órganos sexuales masculino y femenino; la operación de fimosis; las erecciones involuntarias; el denominado gatillazo; así como las precauciones que hay que adoptar a la hora de emplear un preservativo, tanto en el caso de las mujeres como en el de los hombres.

Fuente: El Dia de Baleares

Deja tu Comentario